viernes, julio 12

Por qué los Celtics pueden haber perfeccionado la ofensiva moderna de la NBA

Los Boston Celtics han sido uno de los equipos más destacados de la temporada 2022-23 de la NBA, llegando a las Finales por segundo año consecutivo. Y es que, más allá de su excelente juego defensivo, los Celtics parecen haber perfeccionado la ofensiva moderna que ha revolucionado la liga en los últimos años.

Bajo la dirección del entrenador Ime Udoka, Boston ha desarrollado un estilo de juego extremadamente fluido y versátil en el que todos los jugadores se convierten en amenazas ofensivas. A diferencia de otros equipos que dependen en exceso del talento individual de sus estrellas, los Celtics han logrado crear un sistema ofensivo que maximiza las fortalezas de cada uno de sus integrantes.

La clave radica en la capacidad de los Celtics para generar tiros abiertos desde múltiples posiciones. Jayson Tatum, Jaylen Brown y Marcus Smart son capaces de atacar el aro, pero también de patear el balón y encontrar a compañeros desmarcados más allá del perímetro. Esto, combinado con la habilidad de los pívots para hacer juego interior y pasar, hace que la ofensiva de Boston sea prácticamente imparable.

Además, el equipo ha demostrado una gran capacidad de adaptación, ajustando su estrategia en función de las fortalezas y debilidades de sus rivales. Esta flexibilidad les ha permitido imponer su ritmo y encontrar ventajas en todos los partidos, destacando como uno de los conjuntos más completos y evolucionados de la liga.

En resumen, los Celtics parecen haber alcanzado un nivel de sofisticación ofensiva que les coloca como referentes de la nueva era del baloncesto moderno en la NBA. Su juego fluido, equilibrado y con múltiples amenazas ha sido clave en su exitosa temporada.

Deja una respuesta