jueves, julio 25

El equipo de un pueblo de 500 habitantes, un nuevo gigante del fútbol

Los vecinos lo dicen con una sonrisa de oreja a oreja y siempre frotándose los ojos. Nunca una promoción ha costado tanto, pero ninguna se ha celebrado con tanta alegría como la realizada este fin de semana por la familia de CD Anguiano. Porque eso es lo que representa este club riojano, una familia, dentro y fuera del terreno de juego, el equipo de un pueblo de poco más de medio millar de habitantes (516) que la próxima temporada, por primera vez en su historia, jugará en una categoría superior. que la Tercera División. Un gran salto hacia lo desconocido. Después de seis intentos en los playoffs anteriores, la séptima vez fue la vencida para el equipo de Montaña, el más pequeño que se encuentra en el fútbol a nivel nacional. Una entidad particular en la que la ilusión es el primer mandamiento.

Lejos del arquetipo del fútbol moderno, el CD Anguiano es un club en el que no hay director deportivo ni secretario técnico. Ni una ciudad deportiva dentro de la ciudad donde sus jugadores puedan entrenar cada semana. Las sesiones de preparación están programadas en las instalaciones de Pradoviejo, en Logroño, donde trabajan o estudian la gran mayoría de los jugadores del equipo. El equipo de Rioja, sin embargo, El tesoro de la isla., una finca modesta en un paisaje idílico que nunca deja indiferente a sus visitantes. Aquí sólo se juegan partidos de campeonato y así quieren que se siga jugando los locales. Segunda Federaciónaunque será necesario realizar algunas mejoras.

En la trastienda del CD éxito aparece Anguiano el apellido Neila. José es el presidente y alma máter de un club que fundó en 1995 casi por casualidad. El origen de este entrañable equipo se encuentra en ciertas veladas en las que un grupo de amigos, luego directivos, comenzaron a hablar medio en broma y medio en serio sobre la posibilidad de crear un equipo en Anguiano. Este sueño nocturno tomó forma y el pasado domingo este pequeño municipio vivió y se benefició del ascenso a la Segunda Federación.

José Neila, que asumió el rol de entrenador del naciente equipo pese a no tener ficha, sigue hoy siendo vital, lejos del banquillo, donde se ha sentado esta temporada. Héctor Urquía. Ahora, como presidente, le corresponde mantener el pulso y la respiración de una entidad tan modesta como el CD Anguiano. Afortunadamente no estás solo porque estás presente. otra neila, josé miguel, su hijo y secretario del club, el mejor apoyo para seguir tirando del carro en la carrera de fondo de inscribir un equipo de fútbol competitivo, temporada tras temporada, y más en una población tan pequeña como la suya. El hecho de que la gente se dedicara a esta causa ayudó a hacer posible una promoción que muchos pensaban que era imposible. Una celebración que estalló el domingo tras vencer en la final al navarro Ardoi.

La resaca post-fiesta ya ha comenzado para los Neila, que ahora tendrán que empezar a pensar en cómo ajustar el presupuesto y mostrar imaginación, mucha, para obtener ingresos adicionales que permitan al equipo intentar mantenerse en una competición nacional que obligará al CD Anguiano a realizar varios viajes fuera de La Rioja.

CD Anguiano, un equipo de pueblo que se ha convertido no sólo en uno de los referentes del fútbol riojano, sino que ya mira de cerca a clubes de grandes ciudades de otras comunidades.

Deja una respuesta