sábado, julio 13

El fútbol, ​​refugio de los emigrantes españoles en Alemania

Entre los años sesenta y setenta, alrededor medio millón de españolespara la gran mayoría de ellos sin formación específica, Emigraron a Alemania trabajar en la industria y la minería, concentrándose la gran mayoría en el campo de Renania. Colonia, Düsseldorf, Wuppertal, Bottrop, Bochum, Essen, Kassel y Dortmund se llenaron de jóvenes españoles recién alcanzados la mayoría de edad y que buscaban trabajo y una vida mejor que la que tenían en España.

Uno de estos inmigrantes fue el gallego. José Luis Ríos¿Quién estuvo aquí en Dortmund? 38 años, de 1972 a 2010, trabajó primero en Continental y luego en la fábrica de Opel. Trabajo del cual olvidó los extremos para ponerse las botas y la camisa del “Centro Español Dortmund”el primer equipo español de emigrantes que jugó como federado en Alemania.

“Empezamos a jugar partidos amistosos contra equipos de Dortmund y otros pueblos cercanos. Se trataba de equipos formados por italianos, alemanes, griegos o portugueses. Y uno o dos años después, ya nos hemos unido y Pasamos quince años compitiendo a nivel profesional e incluso conseguimos algunos ascensos.s», explica a ABC. José Luis se fue a Alemania con un contrato ya firmado con la empresa Continental y unas condiciones bastante buenas que nunca habría encontrado en la España de Franco en su momento. Aquí Conoció a su mujer, malagueña, y tuvieron dos hijos. Uno de ellos, Daniel (44), es ahora el entrenador sub-19 del Borussia Dortmund, donde anteriormente jugó en el equipo juvenil y ganó tres títulos juveniles de la Bundesliga.

Al final no se volvió profesional, pero Continuó jugando al fútbol en equipos de emigrados españoles.: “Significó un sentimiento de unión con nuestro país. Aquí en Dortmund había una comunidad religiosa y un centro español para que los miles de compatriotas que vinieron a Alemania pudiéramos pasar tiempo juntos, tomar una cerveza, jugar a las cartas, contarnos nuestros problemas, ayudarnos y sentirnos apoyados unos por otros. . «, explica José Luis.

Otro de ellos fue Manuel Alonso, Orensano que emigró a Alemania en 1972, tras la muerte de su padre: “Vine con mi madre y un tío y pude jugar en el equipo juvenil del Hombruch, que en aquel momento era un equipo tan grande como el Borussia aquí en Dortmund. Estaba bastante bien y el Dortmund quería ficharme, pero llegó un momento en el que tuve que decidirme. Mi madre trabajaba en un hotel y no ganaba mucho dinero y en el fútbol me dieron 1.000 marcos, que era dinero, sí… Pero quizás no lo suficiente como para pensar que podrías vivir toda tu vida con eso. Él El fútbol de los años 70 y 80 no es como hoy.. Entonces estudié ciencias sociales en Universidad de Bochum y comencé a trabajar para uno de los judíos más ricos del mundo, que tenía muchos bancos de préstamos. Y ahí es donde dediqué mi vida”.

Manuel Alonso (64 años), tiene uno de los Las casas de empeño y subastas más fuertes de esta región de Alemania.además de ser un gran coleccionista de arte, y puede colgarse la medalla por haber sido el creador del torneo de verano para equipos de emigrantes españoles: “Y también entrenó a algunos de ellos. Formamos tantos equipos que cada verano nos reuníamos en el mismo pueblo de esta región de Alemania y los equipos iban allí con sus familias y pasábamos días espectaculares. Lo financió organizando dos o tres fiestas al año, durante las cuales trajo una buena orquesta y organizó una rifa con regalos muy interesantes. Así conseguí el dinero para que todos los equipos y sus familias tuvieran su transporte, su equipo, su alimentación y su alojamiento. Era un Ambiente muy familiar entre los españoles.», Explicar.

“El fútbol socializa mucho.. No es necesario tener dinero. Sólo unas zapatillas, aunque sean malas. Era un la oportunidad de pasar un buen rato y que nosotros, los españoles, nos unamos. Por eso me involucré tanto en ello. Estos torneos de fútbol entre emigrantes nos dieron la sensación de estar por un momento en España”, afirma.

Deja una respuesta