viernes, julio 19

El pleno en Santiago sobre apartamentos turísticos genera un terremoto en el PSOE municipal

Santiago aprobó este lunes la Ordenanza que regula la comunicación al Concejo de usos de alojamiento asimilados a vivienda. Y lo hizo, contra todo pronóstico –y también contra las directivas de la dirección local del partido que había anunciado su abstención -con el apoyo de los seis concejales del Grupo Socialista- en un acto de «lealtad» hacia los ciudadanos y hacia una «medida socialista» que ellos mismos impulsaron durante la pasada legislatura.

La socialista Mercedes Rosón afirmó en su discurso que era su grupo, con José Sánchez Bugallo como alcalde, el que había tomado la delantera. “Decisión valiente” de regular los usos turísticos en todo el territorio municipal, siendo una de las “primeras ciudades de España” en haberse atrevido a hacerlo. Y destacó, al igual que el líder local del partido, Aitor Bouza, que lo que se votó este lunes en el pleno no fue la legalización o ilegalización del STV -una cuestión que, indicó, ya está regularizada-, sino usos asimilados. en vivienda, “los famosos 60 días al año”. “Una alternativa prevista en nuestro Plan General que se aborda como una orden, pero que no es más que un trámite administrativo”, añadió, sin llegar a decir “forma”, como definió Bouza. Donde ella y los otros cinco concejales no estuvieron de acuerdo con los líderes locales de su partido fue quizás en uno de los temas más importantes: la votación.

“Fiel y consistente”

Acto seguido, Rosón recriminó la actitud “llamativa y escandalosa” del BNG durante el último mandato, «jugando con tácticas políticas» y con «promesas vacías», y demostrando con su abstención durante la votación del actual PXOM que no están «desde el primer minuto» a favor de la regularización, como defienden los nacionalistas. Lo que el grupo socialista, por el contrario, quiso demostrar este lunes votando a favor de la ordenanza, fruto de una “profunda reflexión”. «Abstenernos porque no nos gustan las formas tiene exactamente el mismo valor y el mismo resultado que votar en contra», añadió, preguntándose si queremos un tipo de política en la que un grupo vote en contra de su propio proyecto para «vencer la corriente». gobierno». “Por eso hoy hemos decidido ser leales y coherentes”, ha dicho, tanto con la ciudadanía como con el PSOE de Galicia y España.

Una ruptura que se produce entre la dirección de la formación, con Bouza como secretaria general y Marta Álvarez Santullano como vicesecretaria; y el grupo municipal, compuesto, además de Rosón, por Milagros Castro, Gumersindo Guinarte, Marta Abal, Marta Álvarez y Gonzalo Muíños. Siguiendo la misma línea que su compañero, este último defendió en su intervención que no era necesario “dudar en los pasos” a dar en materia de política de vivienda o “ceder a las presiones”, para que “dentro de dos años podamos decir” que “hicieron las cosas bien”. Es por ello, afirmó, que votó a favor de esta «medida socialista», favoreciendo el «interés general» de los santiagueros.

Una postura que mereció el agradecimiento del grupo nacionalista y los elogios de Compostela Aberta, que celebró la «valentía» de la decisión. De esta manera, con la abstención de los populares, se aprobó la ordenanza que regula los requisitos y comunicación al gobierno municipal de la usos de alojamiento asimilados a vivienda, incluido el alquiler turístico por tiempo limitado (dos meses) –siempre que sea la residencia habitual de una persona física durante el resto del año– y el de determinadas habitaciones o partes del inmueble.

Por su parte, el popular Borja Verea mantuvo la postura de su partido, al contrario de lo que define como “barra libre” en residencias turísticas los 60 días del año. Así, abogó por otro modelo, con un VUT “bien regulado, bien dirigido, bien limitado y bien acondicionado” que pueda ayudar a rehabilitar y revitalizar zonas como el centro histórico de la ciudad.

Deja una respuesta