viernes, julio 12

Irán desmantela 27 cámaras de vigilancia de la OIEA tras su primera resolución crítica a Teherán desde 2020

Irán desmantelado 27 cámaras de vigilancia de la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA) en diferentes instalaciones nucleares de la República Islámica, según informó el director de la agencia nuclear de Naciones Unidas, Rafael Grossi. Esta decisión se produce después de que la Junta de Gobernadores de la OIEA aprobara el Primera resolución crítica con Irán desde 2020.

El jefe de la OIEA aclaró que estaba instalaciones ubicadas en Teherán, Isfahan y Natanzeste último donde hay una gran planta de enriquecimiento de uranio, material que puede tener uso civil y militar.

La resolución adoptada este miércoles por el Consejo de Gobierno por una amplia mayoría entre sus 35 miembros critica a Irán por su falta de transparencia en la cooperación con la agencia nuclear de la ONU.

La primera resolución crítica a Irán desde 2020

El texto presentado por Estados Unidos, Reino Unido, Francia y Alemania expresa su «preocupación profunda» que a pesar de los intensos contactos entre Irán y la OIEA, no se ha dilucidado el origen de los rastros fisibles encontrados en tres emplazamientos nucleares no declarados en la República Islámica.

Además, «llama» a Irán a actuar con urgencia “para cumplir con sus obligaciones legales”con referencia al acuerdo de salvaguardias (controles) que se firmó con el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

En la votación de hoy, 30 de los 35 países miembros del Consejo votaron a favor de la resolución y sólo China y Rusia Votaron en contra, mientras que India, Pakistán y Libia se abstuvieron, informaron a Efe fuentes diplomáticas.

La resolución fue presentada después del último informe de la OIEA sobre Irán, que criticaba el hecho de que la falta de transparencia impide a los inspectores garantizar que las declaraciones iraníes sobre su programa nuclear sean completas y correctas.

Irán instala centrifugadoras y desconecta cámaras de seguridad

Irán reaccionó preventivamente a la resolución y anunció horas antes de la votación que desconectaría dos cámaras de vigilancia de la OIEA en una instalación nuclear. Además, instalará centrífugas IR-6 avanzadas en la central nuclear de Natanz.

Sin embargo, el director general de la agencia nuclear anunció que Irán había desmantelado 27 cámaras de vigilancia de la OIEA y que tras esta medida, Todavía quedan unas cuarenta cámaras de vigilancia de la agencia.. Estas cámaras Son esenciales para verificar el progreso del programa nuclear De Irán.

Teherán asegura que los rastros, cuyo origen quiere saber la OIEA, deben ser sabotaje -supuestamente por parte de Israel, su principal enemigo en Oriente Medio-una explicación que el propio Grossi calificó esta semana de «técnicamente no creíble».

El seguimiento electrónico de las actividades nucleares iraníes ha sido limitado desde febrero de 2021, cuando Irán decidió cortar el acceso en directo a los datos a los inspectores.

Desde entonces, los datos de las cámaras solo se han almacenado en discos duros, lo cual es posible si se restablece el acuerdo nuclear internacional (JCPOA) de 2015. pueden ser analizados por inspectores para reconstruir las actividades nucleares de Irán.

El portavoz de la Agencia Iraní de Energía Atómica (AEAI), Behruz Kamalvandí, justificó el apagado de las cámaras afirmando que la OIEA no tuvo en cuenta la «buena voluntad» de Teherán en su colaboración con el organismo de la ONU, al que se le acusa de “tener una agenda política”. »

Kamalvandí, quien supervisó personalmente el apagado de las cámaras, también advirtió que Irán podría «tomar más medidas» si persiste la «mala voluntad» de la OIEA.

Contaminación de zonas remotas por sabotaje

Al mismo tiempo, la AEAI aseguró que El 80% de las cámaras del OIEA seguirán funcionando en sus instalaciones nucleares. “El Director General de la OIEA puede imaginar que un país grande como Irán esté sujeto a contaminación en zonas remotas debido al sabotaje humano”, dijo ayer Kamalvandí.

El enfrentamiento entre Teherán y la OIEA y los países occidentales de la junta va acompañado de negociaciones para salvar el JCPOA, paralizadas desde mediados de marzo.

El acuerdo nuclear JCPOA limitó el programa nuclear de Irán a cambio del levantamiento de las sanciones, pero en 2018, el entonces presidente estadounidense Donald Trump lo abandonó y volvió a imponer sanciones a Irán.

Teherán respondió un año después acelerando sus esfuerzos nucleares y enriqueciendo uranio.

Según el último informe de la OIEA de este mes, Irán ya dispone de más de 3.800 kilos de uranio enriquecido en diversas formas y purezas, que van del 5% al ​​60%, un nivel cercano al necesario para producir armas atómicas (90%).

Deja una respuesta