sábado, julio 13

La Corte Suprema rechaza el escudo de responsabilidad en el acuerdo del Centro de Purdue Pharma

En una decisión que podría tener profundas implicaciones para la lucha contra la epidemia de opioides, la Corte Suprema de los Estados Unidos rechazó el jueves una disposición clave de un acuerdo multimillonario con Purdue Pharma. Esta decisión habría canalizado miles de millones de dólares para combatir la crisis, pero a cambio de proteger a los miembros de la adinerada familia Sackler de demandas relacionadas.

En una reñida votación de 5 a 4, la Corte Suprema, a través de una opinión escrita por el juez Neil M. Gorsuch, determinó que el código federal de quiebras no autoriza un escudo de responsabilidad de terceros en los acuerdos de quiebra. Los jueces Clarence Thomas, Samuel A. Alito Jr., Amy Coney Barrett y Ketanji Brown Jackson se unieron a la opinión del juez Gorsuch.

En una disidencia enérgicamente redactada, el juez Brett M. Kavanaugh argumentó que “la decisión es incorrecta como cuestión de derecho y es devastadora para más de 100.000 víctimas de opioides y sus familias”. A él se unieron el presidente del Tribunal Supremo, John G. Roberts Jr., y las juezas Sonia Sotomayor y Elena Kagan.

La decisión amenaza con desmantelar un acuerdo meticulosamente negociado entre Purdue y los Sackler, en el cual los miembros de la familia se habían comprometido a aportar hasta $6 mil millones a estados, gobiernos locales, tribus e individuos para abordar una crisis de salud pública devastadora. Sin embargo, la resolución de la Corte elimina la cláusula que protegía a los Sackler de demandas relacionadas con opioides, incluso si no se hubieran declarado en quiebra.

La oficina del Programa de Fideicomisarios de los Estados Unidos, un organismo de control del Departamento de Justicia, había solicitado la intervención del Tribunal Supremo. Argumentaron que el escudo de responsabilidad, que obligaba a los posibles demandantes sin su consentimiento y ofrecía una protección legal extensa a los Sackler, constituía un abuso del sistema de quiebras, diseñado para abordar “verdaderas dificultades financieras”.

La decisión tiene implicaciones más amplias para otros acuerdos de quiebra que involucran demandas por lesiones masivas, como el acuerdo entre los Boy Scouts of America y víctimas de abuso sexual. La popularidad creciente del escudo de responsabilidad en tales acuerdos ahora enfrenta un escrutinio renovado.

Purdue Pharma y los Sackler han sido ampliamente considerados como contribuyentes significativos a la crisis de opioides debido a la popularidad del analgésico recetado OxyContin. En 2007, Purdue y tres de sus principales ejecutivos se declararon culpables de cargos penales federales y fueron multados con más de $600 millones por engañar a reguladores, médicos y pacientes sobre el potencial de abuso del medicamento.

Las primeras demandas por opioides contra Purdue Pharma surgieron alrededor de 2014, desencadenando una ola de litigios y un escrutinio cada vez mayor sobre el papel de los Sackler, cuya considerable fortuna los ha convertido en importantes donantes de museos, facultades de medicina e instituciones académicas.

El acuerdo inicial, aprobado por un juez de quiebras en 2021, contemplaba la disolución de Purdue Pharma y la contribución de miles de millones de dólares a la crisis de opioides, poniendo fin a miles de reclamaciones relacionadas. Los Sackler, a cambio, recibirían protección contra la responsabilidad civil. Sin embargo, un juez de distrito federal anuló posteriormente el acuerdo, argumentando que proporcionar tal protección a los Sackler era un error.

Tras aumentar su oferta en aproximadamente $1.730 millones, muchas de las partes que inicialmente se opusieron al plan terminaron por aceptarlo. Purdue Pharma argumentó que una sentencia contraria causaría un daño significativo, perjudicando a las víctimas y retrasando innecesariamente la distribución de fondos cruciales para combatir la crisis de opioides.

Desde la perspectiva de las víctimas y sus familias, la intervención del gobierno federal, que no tenía un interés directo en el asunto, puso en peligro los pagos largamente esperados para los estados y las víctimas. El juez Kagan destacó que existía un apoyo abrumador al acuerdo, tanto entre quienes no simpatizan con los Sackler como entre quienes los consideran responsables de la crisis de opioides.

Deja una respuesta