sábado, julio 13

La victoria de la izquierda sume a Francia en la incertidumbre

Según estimaciones de diversas encuestas, el Nuevo Frente Popular (NFP), que incluye a la Francia Insumisa (LFI, extrema izquierda), el Partido Socialista (PS), el Partido Comunista (PCF) y los Verdes, obtuvo inesperadamente el segundo lugar. Vuelta de las elecciones anticipadas, obteniendo entre 188 y 199 diputados, una mayoría relativa, muy lejos de la mayoría absoluta de 289 escaños, en una Asamblea Nacional de 577 diputados.

Para gobernar, el frente de izquierda tendrá que negociar con la derecha tradicional o los aliados de Emmanuel Macron. Se abre una nueva página política, sin precedentes y simplemente impredecible. Una bomba, la sorpresa más inesperada en la historia política de la Quinta República.

Según las mismas estimaciones no oficiales, la Agrupación Nacional (AN, extrema derecha), el partido de Marina Le Pen, obtuvo entre 135 y 143 escaños. Sería el primer partido, aunque la tercera fuerza política nacional porque no estaba en coalición con ningún otro partido. Pero habría caído espectacularmente, entre la primera y la segunda ronda. La sorpresa y la decepción de los partidarios de Le Pen no suavizaron el anuncio de una oposición dura y radical.

Horizontes y Juntos, el partido y aliados de Emmanuel Macron, podría obtener entre 164 y 169 diputados. Un ascenso significativo entre la primera y la segunda vuelta, convirtiéndose en una fuerza fundamental, quizás imprescindible para poder gobernar.

Ante estos resultados, Emmanuel Macron dejó filtrar sus primeras impresiones. El Presidente de la República recibirá la dimisión de su primer ministro, Gabriel Attal, el lunes por la mañana, pero pasarán varios días antes de nombrar un nuevo jefe de Gobierno, cuando el Nuevo Frente Popular habrá podido negociar una posible coalición de gobierno. Macron aconseja «cautela» ante un cambio político importante con fuerzas que deberían demostrar que son capaces de entenderse entre sí.

Jean-Luc Mélenchon, presidente de LFI, fue el primer dirigente en reaccionar: “Obtuvimos un resultado que decían que era imposible. Es un triunfo histórico. El primer ministro interino debe dimitir. “El presidente Macron debe reconocer su inmenso fracaso y debe nombrar un jefe de gobierno del Nuevo Frente Popular, que es la fuerza política que debe gobernar Francia”.

“Por nuestra parte – prosiguió Mélenchon – estamos preparados para gobernar. Seremos responsables. Cumpliremos nuestro programa. A partir de este verano se bloquearán los precios, eliminaremos la reforma de las pensiones impuesta por Macron, la jubilación se impondrá a los 60 años, con un salario mínimo de 1.600 euros. Mélenchon es el líder del primer partido del Nuevo Frente Popular, que según otros portavoces tiene sensibilidades muy diferentes y diferentes.

Francois Hollande, El ex Presidente de la República reaccionó con extrema cautela ante el triunfo de la izquierda: “El NFP sólo tiene una mayoría relativa. «Debemos ser responsables y capaces de negociar un proyecto común, entre nosotros y con otras fuerzas políticas».

Rafael Glucksmann, una de las figuras en ascenso de la izquierda socialista, reaccionó con una cautela mucho más sensible: “Frente a una Asamblea Nacional muy dividida, tendremos que comportarnos como adultos. Tendremos que discutir, aprender a dialogar. «Necesitamos un cambio en la cultura política que será fundamental».

¿Con quién debería o puede negociar el PFN para obtener la mayoría necesaria para gobernar? Olivier Faure, primer secretario del PS, parece excluir un diálogo sustancial con casi todos los amigos de Macron: “Debemos rechazar la coalición con familias contrarias y antagónicas. Votamos en contra de las reformas de Macron y queremos imponer un salario mínimo mucho más alto, con una jubilación a los 60 años. «No podemos abandonar nuestro proyecto de cumplir con Macron». Entonces que, François Ruffin, rival y enemigo político personal de Jean-Luc Mélenchon por la dirección de La Francia Insumisa (LFI), hizo un balance positivo el domingo por la noche, sin evitar posibles «riesgos»: «Los votantes no dieron una última oportunidad». Pero cuidado, cuidado con las ilusiones. Perdimos a los trabajadores, que votaron masivamente por Le Pen. Estamos perdiendo votantes y peor aún: estamos perdiendo el alma. La extrema derecha se ha desarrollado en los países de clase trabajadora. Los votantes nos dieron una última oportunidad. «No lo perdamos cometiendo errores con nuestras divisiones».

Jean-Luc Mélenchon, presidente de LFI, fue el primer líder político en reaccionar declarando: «Hemos obtenido un resultado que decían que era imposible».

Entre las familias de centro y centroderecha, cercanas a Macron, los resultados se consideran relativamente optimistas, pero subrayan otra evidencia: el NFP sólo tiene una mayoría relativa y le resultará muy difícil gobernar.

Gabriel Attal, primer ministro saliente, no se declara totalmente pesimista, a pesar de la derrota de su gobierno: “Los resultados muestran que ninguno de los extremos tiene la mayoría absoluta. Ser Primer Ministro ha sido el gran honor de mi vida. Pondré mi cargo a disposición del Jefe de Estado este lunes. Pero estaré de servicio el tiempo que sea necesario. No puedo olvidar que nadie tiene mayoría absoluta. Nuestro país se encuentra en una situación política sin precedentes. El presidente Macron tendrá que esperar hasta que se forme una nueva mayoría antes de poder tomar las medidas necesarias. Comienza una nueva era. Y el futuro de Francia se decidirá más que nunca en el Parlamento.

Deja una respuesta