jueves, abril 25

Cultura denunciará a los responsables de la construcción de un “búnker” en el Congreso

El Ministerio de Cultura y Deportes reveló que luego de una inspección realizada por el Departamento de Conservación y Restauración de Bienes Culturales en el área de la Presidencia del Congreso de la República donde se construyó un «búnker», se determinó que dicho Las intervenciones no fueron autorizadas. Por tanto, se pudo haber cometido alguna ilegalidad, pues el inmueble fue declarado patrimonio en 1978.

De este monto, las autoridades de Cultura anunciaron, a través de un comunicado, que emprenderán acciones legales contra las personas responsables de dichas modificaciones al inmueble.

Reseña el documento que durante la inspección se determinó que “el inmueble en mención fue declarado como Patrimonio de Categoría “A”, según Acuerdo Ministerial 328-98, del Ministerio de Cultura y Deportes, y declarado Monumento Nacional, mediante Decreto Gubernativo 32.-78 de 14 de junio de 1978.”

Detalla además que «las intervenciones realizadas no cuentan con la debida autorización emitida por la Dirección General del Patrimonio Cultural y Natural, establecida por la Ley para la Protección del Patrimonio Cultural de la Nación, Decreto 26-97», por lo que «no procederá a presentar las denuncias correspondientes ante las autoridades competentes, a fin de deducir responsabilidades respecto de intervenciones realizadas sin la autorización que establece la ley”.

Desde que se conoció la existencia del “búnker” en la Presidencia del Congreso, el congresista Allan Rodríguez, expresidente del Legislativo, dijo que se trataba de un espacio de “oración y reflexión”. En el espacio se ubicó una placa con el nombre de Rodríguez.

«Me da risa», dijo Rodríguez en declaraciones que brindó a los medios de comunicación el 5 de marzo. «Después de la quema del Congreso, un espacio que se usaba como almacén fue reacondicionado por un espacio privado que se usó como espacio de oración y reflexión», afirmó.

En la placa dice que lo dejaron de forma «reconfortante». Según él, aseguró, es un espacio de «protección» para que «los que tenemos principios y valores, y respetamos a Dios, podamos tener un espacio para reflexionar y orar», comentó Rodríguez.

El propio expresidente instó a realizar un recorrido por el espacio que fue reutilizado. Según el diputado, la acusación en su contra se trata de personas «interesadas en exagerar y sacar las cosas de contexto».

Rodríguez dijo que las acusaciones deben ir acompañadas de una denuncia. «Si el presidente Nery Ramos hubiera dicho eso, se preocuparía y le preguntaría dónde está la denuncia porque que venga y diga eso, a tres meses de haber asumido, los hace quedar mal».

Por su parte, la representante Shirley Rivera declaró que, efectivamente, Rodríguez le había mostrado el anexo. «Cuando asumí la Presidencia del Congreso, el presidente anterior, Allan Rodríguez, me demostró que había creado un espacio de protección ahí en la Presidencia. Eso es lo que existe», afirmó.

Rivera dijo que para ella era un tema “muy privado” porque usaba el espacio para hacer devocionales. «Has visto la pequeña sala de oración, la usé para devocionales, exactamente, existe».

Al ser cuestionado sobre la existencia de una cala dijo: «Para nada. Que digan dónde están, que tomen fotos y denuncien».

Un equipo de la Fiscalía Contra el Lavado de Activos u Otros Activos acudió el martes 5 de febrero al Congreso de la República. Sin embargo, el MP informó que asesores del área jurídica del Legislativo no permitieron el acceso a los investigadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *