jueves, abril 25

Margaret Grade, cuya posada de California era amada por las estrellas, muere a los 72 años

Margaret Grade, una neuropsicóloga de California que logró un gran avance en su carrera al abrir una posada acogedora y ecléctica cerca de Point Reyes National Seashore, conocida por atender a los agricultores y pescadores con la misma atención que prestó a las estrellas de cine y escritores que buscaron refugio allí, murió el 28 de febrero. en San Francisco. Tenía 72 años.

La Sra. Grade resultó herida en un accidente automovilístico en el condado de Marin el 11 de enero. Pasó varias semanas en el hospital antes de morir allí por complicaciones relacionadas con sus heridas, dijo su hermano Matthew Grade, médico.

La introvertida señora Grade reconoció que era una posadera de lo más improbable.

“Si me pusieran en primera línea, sería malo para el negocio”, dijo en una entrevista de 2003 con el San Francisco Chronicle. También admitió que cuando abrió su posada, Manka’s Inverness Lodge, no tenía la primera idea de dirigir un establecimiento. «No conocía el término ‘capital de trabajo’ y, en consecuencia, no tenía ninguno», dijo.

Sin embargo, Manka’s, un antiguo pabellón de caza escondido en el bosque a dos horas al noroeste de San Francisco en Inverness, California, estaba a la vanguardia de la comida hiperlocal, un paraíso para chefs y celebridades, y un favorito de los medios nacionales.

La señora Grade (pronunciada GRAH-dee) era más que una posadera. Tenía una habilidad sobrenatural para anticipar los deseos de los invitados y, a veces, tenía formas inusuales de cumplirlos.

“No es alguien a quien yo llamaría cálido, pero en cada habitación siempre se podía sentir el toque de su mano”, dijo por teléfono la actriz Frances McDormand, quien durante años estuvo de vacaciones allí con su familia. “Él tenía una comprensión anticuada de lo que es el verdadero lujo. Parte de su verdadero don era crear una fantasía en la que simplemente caías. Fue brujo.

Margaret Major Grade, la cuarta de 11 hijos, nació el 9 de diciembre de 1951 en Elm Grove, Wisconsin, un suburbio de Milwaukee. Su madre, Shirley Agnes (Bothwick) Grade, trabajó durante un tiempo como periodista y se hizo famosa en los círculos internacionales del tejido. Su padre, John Oscar Grade, era un famoso médico de familia que cazaba, pescaba y cultivaba prodigiosos jardines.

La señora Grade, a la que su familia llamaba Peg, heredó su amor por los coches rápidos y la comida.

“Me enseñó con el ejemplo que comer bien, y la antesala de ello, es parte de la vida vivida plenamente”, dijo en 2003.

Como muchos de sus hermanos, la Sra. Grade decidió estudiar medicina, primero asistió a la escuela de enfermería en la Universidad de Wisconsin-Madison y luego a la Escuela de Psicología Profesional de California en Berkeley (ahora parte de la Universidad Internacional Alliant), donde se graduó con un doctorado. en psicología. Su tesis, publicada en 1984, trataba sobre el aburrimiento.

Creó un estudio con pacientes con lupus y realizó investigaciones clínicas sobre el cerebro en la Universidad de California, San Francisco. A mediados de la década de 1980, se unió al Comité Asesor sobre el SIDA de San Francisco y comenzó una investigación mundial relacionada con el SIDA.

La Sra. Grade estaba buscando una segunda casa en 1989 cuando descubrió la posada, que lleva el nombre de su antiguo propietario, Manka Prokupek. Se asoció con su hermano Thomas para comprarlo, y su hermano menor, Benjamin, chef, se hizo cargo de la cocina.

La hermana de la Sra. Grade, Johanna Perkins, la ayudó a transformar las cuatro habitaciones y el restaurante del piso principal de la posada en una caprichosa joya de arte y artesanía con una estética que favorece enormes arreglos florales, ramas de árboles recolectadas y un uso alegre de la taxidermia: pezuñas de venado que sirven como perchas para ropa, una ardilla saludando a los invitados en la recepción, una tarántula enmarcada colgada en un baño.

Después de que su hermano Ben regresó al Medio Oeste en 1996, Grade visitó a la autora de libros de cocina Marion Cunningham, quien durante años sirvió como asesora de una generación de chefs y escritores gastronómicos del norte de California, para preguntarle si debería dedicar su vida a la cocina. Cunningham le dijo que leyera el trabajo de los escritores gastronómicos Richard Olney, Jane Grigson y MFK Fisher antes de decidirse.

La señora Grade nunca miró hacia atrás, pero administrar tanto la cocina como la posada era una tarea desalentadora. En 1998, contrató al chef del norte de California, Daniel DeLong. Juntos elevaron la cocina y pronto se enamoraron. Los dos nunca se casaron, pero en 2008 se convirtieron en padres de gemelos.

Utilizando únicamente alimentos que la Sra. Grade describió como «disponibles», la pareja preparó platos con rebozuelos que los niños locales recolectaban en el bosque, mariscos extraídos de las aguas circundantes horas antes de ser servidos y productos locales dignos de mención, como el pan del panadero estrella. Queso Chad Robertson y Cowgirl Creamery.

Las descripciones de sus menús diarios eran poéticas. “Salmón real local en un trono de Bolinas desgranando frijoles defendido por un primo cercano”, dijo uno. “Otro lenguado salvado de los mares circundantes”, dijo otro.

La señora McDormand recordó un plato llamado algo así como «una pequeña balsa de erizo de mar local flotando en una bahía de sopa de maíz cremosa», que su hijo devoró cuando tenía 10 años, lo que le hizo querer a la notoriamente quisquillosa señora Grade.

La Sra. Grade habló con una voz que parecía apenas más alta que un susurro, y habló en privado sobre su vida personal, algo que gustaba a las celebridades; sabían que ella también respetaría su privacidad. Robert Redford compartió el comedor con un niño local que celebraba un cumpleaños. Sean Penn estaba haciendo galletas con chispas de chocolate en la cocina. El chef Thomas Keller vino a celebrar su cena de cumpleaños.

Pero las verdaderas estrellas fueron las personas que trajeron las materias primas por la puerta trasera.

“Si aparecía un criador de patos y nos vendía salchichas, era como tener al rey Carlos en nuestro lugar”, dijo al periódico The Point Reyes Light Luc Chamberland, que cocinó en Manka durante siete años.

De hecho, la señora Grade tenía a Charles en su lugar. En 2005, cuando todavía era príncipe, él y su esposa Camilla también viajaron a Estados Unidos para alimentar su interés por la agricultura orgánica. Visitó a la restauradora Alice Waters en su Edible Schoolyard en Berkeley y luego se dirigió a Manka’s.

“Hizo el almuerzo más hermoso en su honor”, ​​dijo en una entrevista la Sra. Waters, quien estuvo presente en la comida y cuyo restaurante en Berkeley, Chez Panisse, sirvió de modelo para la Sra. Grade. “Cuando miré el menú pensé: ‘Dios mío, ¿le gustará esto?’”

Así lo hizo, incluido un plato que la señora Grade llamó «pato digno de un príncipe».

Además de su hermano Matthew, a la Sra. Grade le sobreviven sus hijos, Coco y Django Grade-DeLong, y otros seis hermanos, Johanna Perkins, Mary Katherine Grade Reynolds y Benjamin, Andrew, Charles y Jean Therese Grade. Vivía en Inverness.

A primera hora del 27 de diciembre de 2006, la posada, hecha de secuoya, se quemó después de que un roble cayera y cortara una línea de propano durante una tormenta. La chef Elizabeth Falkner y los actores Jake y Maggie Gyllenhaal dormían arriba. Gyllenhaal se unió a la prisa por recuperar todo lo posible del edificio en llamas.

Las leyes de zonificación impidieron que la Sra. Grade reconstruyera. Continuó operando cabañas cercanas y compró otras propiedades, incluida Olema, una posada histórica con un restaurante al que llamó Sir and Star, que abrió con excelentes críticas en 2013. Pero nunca recuperó la magia de Manka’s, y Olema cerró desde entonces.

“Su modus operandi básico era estar dispuesto a evaporar leyes y estructuras rígidas”, dijo su hermano Matthew.

Esto se manifestó una vez cuando la señora Grade intentaba agregar techos altos a una habitación que estaba renovando. El administrador de zonificación del condado insistió en que solo podían medir dos metros y medio de altura, dijo a The Light Jim Emmott, quien trabajó en sus proyectos de construcción. Ella retrocedió.

“No sé si te das cuenta de esto, pero trabajo en el mundo de fantasía”, recordó haberle dicho al administrador. “Me pregunto cómo le gustaría que encajara mi imaginación bajo un techo de dos metros y medio. ¿Disney World tiene un techo de dos metros y medio?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *