viernes, julio 12

Refugiados y deportistas olímpicos: “Los talibanes no dicen nada, pero sabes que cuando no les gustas, te matan”

La atleta afgana Manizha Talash huyó de Kabul a Pakistán “con una túnica negra hasta los tobillos y una máscara en la cabeza” para escapar de la represión que la esperaba con el regreso de los talibanes en agosto de 2021 y seguir practicando su pasión por el break dance. Ahora, seleccionada para el Equipo Olímpico de Refugiados que competirá en los Juegos Olímpicos en Francia, se entrena seis días a la semana en el auditorio Trece Rosas en Vallecas, Madrid. Su historia es similar a la de Dorsa Yavarivafa, una jugadora de bádminton iraní que llegó al Reino Unido tras un arduo viaje desde su país natal.

Las dos mujeres forman parte del grupo de 36 atletas de 11 países diferentes que representarán en París a los más de 43 millones de refugiados en el mundo, según ACNUR. Este equipo, creado por el Comité Olímpico Internacional (COI) con el apoyo de Naciones Unidas en 2015, permite a los deportistas perseguidos en sus países de origen competir. De todos ellos, solo la boxeadora camerunesa Cindy Ngamba logró superar las pruebas de clasificación para los juegos, mientras que el resto recibió una invitación basada en su «rendimiento deportivo».

“Lograr este sueño fue muy difícil. No voy a competir simplemente. Voy a decir quién soy, de dónde vengo, cómo llegué aquí”, explica Talash, quien utiliza su nombre artístico chica B Talash. Quiere que las niñas en Afganistán sepan que “no pueden estudiar, salir de casa, escuchar música o bailar. Pero estoy aquí para que todos sepan cómo les va a las niñas en Afganistán”, dice con lágrimas.

Becada por el COI, Talash se prepara para las competiciones con la ayuda de David Vento, bailarín y entrenador de la Federación Española de Danza Deportiva. “De alguna manera, Manizha devuelve a la sociedad el apoyo que ha recibido”, dice Vento. Aunque las batallas de breakdance son uno contra uno, Talash no compite para ganar, sino porque le gusta la cultura hip-hop como forma de expresión.

De las 56 personas que practicaban breakdance en su club de Kabul, Talash era la única mujer. “Al final éramos seis y formé mi propio grupo, Reunión de tripulación. También estuvimos con un grupo de rap, AK13, con letras sobre Afganistán, nuestra cultura y nuestra vida.”

Su mundo de sueños se vino abajo en agosto de 2021 cuando los talibanes tomaron el control de Kabul. “A los talibanes no les gusta que las chicas hagan nada. Colocaron tres bombas cerca de nuestro club”, relata. Talash decidió huir con su hermano pequeño a Pakistán, donde pasaron un año en Islamabad antes de llegar a España gracias a la intervención del Gobierno español y el COE.

Dorsa Yavarivafa, que será la segunda atleta refugiada en competir en bádminton en la historia de los Juegos Olímpicos, aprendió a jugar en Teherán a los 10 años. A los 15, había ganado numerosos torneos, pero fue rechazada de la selección nacional, algo que su familia atribuye a la represión política. En 2019, Yavarivafa y su madre abandonaron Irán.

En Irán, ningún hombre podía entrenarla ni verla competir, y tenía que llevar un hiyab. “La primera vez que mi padre me vio jugar al bádminton fue cuando tenía 19 años”, cuenta. Fue en un torneo en el Reino Unido en 2023, donde se reunió con su padre tras cinco años de separación.

En Inglaterra, Yavarivafa continuó su formación y hoy compagina su pasión por el bádminton con estudios de Ciencias del Deporte en la Universidad de Middlesex. En 2023, logró entrar en el Programa de Becas para Atletas Refugiados. “Es una oportunidad increíble para un deportista, el sueño de todo deportista”, dice emocionada. De estos Juegos, quiere ganar experiencia y conocer a sus ídolos, especialmente a la española Carolina Marín.

Deja una respuesta