jueves, junio 13

Unicaja supera a Manresa por la vía rápida (63-80)

El Unicaja de Málaga, que venció en el Martín Carpena en el primer partido de la serie de cuartos de final, también se llevó la victoria en el Nou Congost y desinfló el entusiasmo de la afición del Baxi Manresa que aspiraba, al menos, a forzar el tercer partido. La maquinaria malagueña empezó a funcionar en el segundo cuarto tras un inicio esperanzador de los azulgranas, que se marcharon al primer descanso con un 28-20, tras un espectacular triple de Travante Williams desde su campo, cuando estaba a punto de sonar la chicharra. bocina.

Pero cuando el Unicaja logró ponerse por delante (36-40), tras dos triples de Kalinoski, ya no levantó cabeza el Manresa, que insistió en el tiro exterior (7 de 37 en triples) y vio como el equipo malagueño les pasaba de largo. en.

A priori, un empate entre primeros y octavos en la Liga regular es bastante desequilibrante, pero en el deporte no hay un resultado predefinido, por lo que en el Nou Congost esperaban algo más tras el primer partido en Málaga, por lo que el ambiente fue el que merecía un evento que se esperaba que fuera igualado.

Las señales que mandó el Manresa en un primer momento fueron muy buenas, porque el equipo de Pedro Martínez salió enchufado y consiguió hacerse con el mando. Con Moneke, jugador del Baskonia y ex ídolo manresano en la grada, vestido de rojo como toda la afición local, el equipo local aprovechó inicialmente los errores del Málaga bajo el aro y subió la temperatura en el pabellón.

La superioridad del Manresa fue un espejismo, porque el Unicaja hizo un partido sólido, sin prisas, incluso con el marcador desfavorable. Ibon Navarro no se volvió loco en el banquillo y su equipo supo darle la vuelta a la situación. Cuando faltaban dos minutos para el descanso el equipo visitante se adelantó en el marcador, ya no había vuelta atrás. El parcial del segundo cuarto fue significativo (8-20). “Hemos hecho muchas cosas para que Manresa haya tenido los porcentajes que ha tenido”, apuntó Ibón Navarro sobre lo ocurrido a partir de ese segundo cuarto.

Con Tyson Carter al frente del equipo, y todos los jugadores rindiendo a buen nivel, el Unicaja se adelantó en el marcador para sellar el empate mucho antes del final del partido. “Confiamos en los 13 que tenemos, porque tienen muchas cosas buenas y eso nos da la posibilidad de hacerle el partido muy largo al rival”, afirmó el técnico malagueño.

Al final hubo decepción en Manresa, aunque menor, porque la afición agradeció la magnífica temporada de su equipo, y pidió al técnico que siguiera al grito de «Pedro, quédate». El técnico se lo agradeció: “Éste es el mejor club de la Liga, por la gente”.

Deja una respuesta