miércoles, junio 19

Los “agricultores del futuro” en Finlandia crean una proteína comestible a partir del aire y la electricidad

Vantaa, Finlandia.- En una fábrica finlandesa, los “agricultores del futuro”, encorvados frente a sus computadoras, producen una proteína comestible alimentando a un microbio con aire y electricidad.

La agricultura celular, que consiste en producir alimentos o nutrientes a partir de cultivos celulares, se considera cada vez más una alternativa ecológica a la ganadería, una de las principales fuentes de emisiones de gases de efecto invernadero.

La carne, los huevos o la leche producidos en el laboratorio han despertado el interés de los científicos, que se lanzan al cultivo de células animales.

Pero para sus detractores el proceso es considerado “antinatural”, consume energía y es caro.

El grupo Solar Foods va más allá y en su planta recién inaugurada cerca de Helsinki, los científicos implementan una nueva tecnología para cultivar proteínas a partir de células utilizando aire y electricidad.

Un microbio se alimenta de dióxido de carbono, hidrógeno y minerales en un proceso que utiliza electricidad de fuentes renovables.

Solar Foods logró crear un polvo rico en proteínas que puede usarse como sustituto del huevo o la leche.

“Podemos extraer del aire nuestra principal materia prima para el microbio”, explica a la AFP Pasi Vainikka, director general, durante una visita a las nuevas instalaciones de la empresa.

“Lanzamos la producción de la proteína más sostenible del mundo”, detalla.

Fundada por Vainikka y Juha Pekka Pitkanen en 2017, Solar Foods inauguró en abril su “primera fábrica del mundo que produce alimentos desde el aire”.

«Gran parte de las proteínas animales actuales pueden producirse mediante agricultura celular y podemos liberar tierras agrícolas y así reponer una reserva de carbono», dice Vainikka, refiriéndose al proceso mediante el cual los bosques y los suelos absorben y almacenan carbono. .

Un kilo de esta nueva proteína, llamada “Solein”, emite 130 veces menos gases de efecto invernadero que la misma cantidad de proteína procedente de carne de vacuno en la Unión Europea, según un estudio realizado por especialistas en alimentación sostenible de la Universidad de Helsinki. citado por Solar Foods.

En el laboratorio y centro de control de la fábrica, una docena de personas controlan la producción en su pantalla.

“Ellos son nuestros futuros agricultores”, comenta el dirigente.

La transformación de la producción y el consumo de alimentos está en el centro de la lucha contra el calentamiento global y la pérdida de biodiversidad, afirma Emilia Nordlund, jefa de investigación alimentaria del organismo público finlandés VTT.

Se espera que el consumo de carne siga aumentando en los próximos años.

“La producción industrial de alimentos, especialmente la ganadería, es una de las principales causas de las emisiones de gases de efecto invernadero y de la pérdida de biodiversidad”, añade.

Las nuevas tecnologías de producción de alimentos pueden ayudar a reducir las emisiones de la agricultura intensiva y “diversificar la producción de alimentos”, insiste.

Las tecnologías de fermentación utilizadas para producir nutrientes existen desde hace décadas, pero su desarrollo se aceleró con el surgimiento de nuevos proyectos de investigación en el mundo.

“El campo se encuentra en una fase de expansión, con las primeras plantas de demostración construidas, como Solar Foods en Finlandia”, explica el experto. “Estamos en una fase crucial. Veremos qué nuevas empresas sobrevivirán”.

Vainikka, vestida con un traje protector para evitar la contaminación bacteriana en la fábrica, muestra un tanque de acero gigante.

“Es un fermentador con una capacidad de 20.000 litros”, afirma, y ​​el microbio se multiplica dentro del tanque al alimentarse de gases de efecto invernadero.

El líquido que contiene los microbios se extrae del recipiente y se transforma en un polvo amarillento rico en proteínas, con sabor “a avellana y cremoso”, afirma.

«El fermentador produce tanta proteína cada día como 300 vacas lecheras o 50.000 gallinas ponedoras», dice Vainikka, el equivalente a cinco millones de comidas al año para la ingesta de proteínas.

A corto plazo, el principal objetivo de la pequeña fábrica finlandesa, que emplea a unas 40 personas, es «demostrar que la tecnología es viable» para atraer las inversiones necesarias a la espera de la aprobación regulatoria europea.

La proteína fue autorizada para su venta en Singapur, donde algunos restaurantes la incorporan al helado, pero aún no ha sido clasificada como producto alimenticio en la UE ni en Estados Unidos.

Para tener un impacto real, el objetivo es “construir una fábrica 100 veces más grande que ésta”, resume.

Deja una respuesta