miércoles, junio 19

la película revolucionaria cumple 50 años

LOS ÁNGELES ESTADOS UNIDOS.- Después de haber sido filmada con bajo presupuesto y prohibida en varios países, Ed Neal Dudo que «La masacre de la motosierra de Tejas(La masacre de Texas) fue un éxito. Pero su papel de “autoestopista”, hermano del sanguinario Leatherface, formó parte de un icono del cine de terror del que todavía se habla cincuenta años después.

La película independiente abrió el camino al conocido como subgénero “slasher”: un psicópata con el rostro cubierto mata uno a uno a jóvenes imprudentes o que se lo están pasando bien. Eso es lo que hizo el “Leatherface” de 1,95 m de altura con una sierra eléctrica y un martillo.

“Michael Myers (Halloween, 1978) tiene una máscara, Jason (Viernes 13, 1980) tiene una máscara. Pero Leatherface fue el primero. “Creo que sentó un precedente de cómo serían las películas de terror”, dice el fan Josh Hazard, de 40 años, vestido como Leatherface durante el Texas Frightmare Weekend en Irving, al noroeste de Dallas, conmemorando los 50 años de la película y varios de los actores se reencontraron. .

Cine de terror: El renacimiento del género llega este año

Ed Neal, hoy de 79 años, interpretaba a “Hitchhiker”, un hombre perturbado que pide que lo lleven en la furgoneta del futuro asesinado, y que parece advertir de la masacre que desataría su hermano enmascarado.

Cuando Neal leyó el guión y algunas líneas de su personaje, casi lo canceló. “Pensé que nadie lo vería… y aquí estamos”, reflexiona. Se estrenó como si estuviera basado en hechos reales y algunos se lo creyeron.

“Vinieron los japoneses y me dijeron: este es un documental sobre la gente que vive en Texas. Pensaron que era un vídeo real. Me preguntaron cómo lograron meter una cámara allí y por qué no se comieron al camarógrafo. Les dije, bueno, tal vez se lo comieron”, dijo Neal a la AFP.

Convertida en franquicia, se han realizado una decena de películas posteriores a la de 1974, entre secuelas, precuelas y remakes. Tiene cómic, videojuegos y muchos seguidores que no habían nacido cuando se estrenó la película.

“La gente se cansa de secuela tras secuela, y vimos el crecimiento de las películas de terror independientes o A24, porque la gente quiere algo diferente. Pero hasta ahora no existe una película como La matanza de Texas”, afirma Ronnie Hobbs, director creativo de Art Interactive, que lanzó un videojuego basado en la película el año pasado.

«Ni siquiera las secuelas pueden capturar la ferocidad y lo desagradable de la película original».

“Pudo haber sido real”

Dirigida por Tobe Hooper (1943-2017), la historia se desarrolla en una casa perdida en la inmensidad del campo de Texas, donde Kirk, Pam, Jerry, Franklin y Sally caen en manos de Leatherface, cuya familia vende carne humana como salchichas. y barbacoa. Sólo Sally (Marilyn Burns, 1949-2014) logra escapar.

“Podría haber sucedido. Esa es la parte más aterradora. Se sentía tan real”, dice la texana Jeanette Nolen, de 47 años, también vestida con el delantal de carnicero de Leatherface.

Los huesos de animales, las plumas e incluso un esqueleto humano utilizados en la película eran reales.

“El llanto”, la nueva película que devuelve al terror a Ester Expósito

“La necesidad es la madre de la invención”, dice Chase Andersen, director de operaciones de Exurbia Films, propietaria de los derechos de la franquicia.

Una película independiente de bajo presupuesto no contaba con el lujo ni los accesorios de hoy en día, explica Chase.

Recuerde que el actor Gunnar Hansen (1947-2015), Leatherface, tuvo que usar el mismo disfraz durante todo el rodaje, y al final todo fue una mierda.

Los actores usaron la misma ropa durante semanas. El sudor en la película es real. “El calor y la humedad de Texas son casi personajes en sí mismos. Y algunos de los elementos rurales. Estos paisajes y el calor crean una atmósfera única”, añade Chase.

Violencia “insinuada”

Teri McMinn, que ahora tiene 72 años, era Pam. También es emblemática la escena en la que la siguen desde atrás en ángulo bajo mientras camina hacia la casa donde la colgarán de un gancho para carne. Pero no hay desmembramientos explícitos ni sangre a borbotones.

La película “está en el Museo de Arte Moderno (en NY) y es porque se insinúa la violencia, allí se insinúa todo. La escena más obscena es yo caminando hacia la casa con la cámara ahí, ya sabes dónde”, detalla Teri, quien más miedo tenía de que su madre o su tía la vieran así en la película.

“En esos años no había nada de eso. Estuvo prohibido en Francia durante diez años, en Italia y en Suecia”, recuerda.

“Fue una película de pérdidas (fiscalmente hablando) para los políticos de Texas o algo así. Fue muy loco, pero es maravilloso. «Esta loca película me ha llevado por todo el mundo», añade Ed.

Deja una respuesta