jueves, junio 13

Esperan que la capa de humo desaparezca entre el 5 y el 15 de junio

San Pedro Sula, Honduras.

Desde hace más de un mes, Honduras vive una contaminación ambiental extrema que ha provocado no sólo asfixia extrema por las altas temperaturas climáticas, sino también un aumento desproporcionado de casos ingresados ​​en centros de salud y hospitales debido a efectos principalmente respiratorio.

El capa de humo que desde su aparición ha afectado la salud de la población y el funcionamiento provisional de los aeropuertos debido a la mala visibilidad, se espera que desaparezca entre el 5 y el 15 de junio, según proyecciones proporcionadas a este medio por la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) y el Centro de Estudios Atmosféricos, Oceanográficos y Sísmicos (Ceanos).

En la zona del Valle de Sula la capa de humo se registró aproximadamente desde el 4 de abril, mientras que en Tegucigalpa y otros lugares del país comenzó a ser visible hasta mediados de mayo.

“Todo es probable, pero a partir de ahí podríamos dejar de respirar aire contaminado”: ​​Alberto López, meteorólogo de Copeco

“Seguimos influenciados por una capa de humo denso, con alta concentración de humo a nivel nacional, siendo Tegucigalpa, San Pedro Sula y el departamento de Atlántida los más afectados”, explicó el pronosticador y meteorólogo hondureño. Alberto López.

El experto en clima continuó afirmando que el flujo de viento continúa del este; Es decir, en Nicaragua también hay muchos incendios y el humo que allí se genera está siendo llevado por el viento a nuestro país.

«La temporada de lluvias está llegando muy lentamente a nuestro país, la gente está desesperada por recibir las lluvias, pero no estamos teniendo lluvias sostenidas y frecuentes porque apenas hemos terminado el fenómeno de El Niño, que ha sido de moderado a severo y la atmósfera está completamente seco, tomará tiempo para que se reajuste y haga la transición a mojado”, agregó López.

Ante la alta contaminación del aire en Honduras

  • > Según los funcionarios, el aire contaminado es una combinación de emisiones de vehículos, partículas de incendios forestales, quema de tierras para la agricultura y polvo de la construcción.
  • > Se recomienda seguir utilizando mascarilla, sobre todo si se realizan actividades al aire libre durante mucho tiempo, y también mantenerse hidratado para evitar un golpe de calor. Al respirar aire contaminado, los pulmones se debilitan
  • > La falta de fuertes lluvias y vientos estables hace que el humo persista. Las lluvias débiles y aisladas no son suficientes para eliminar la contaminación del medio ambiente.

En épocas anteriores, para esta época del año, Honduras ya registraba entre 10 y 15 días de lluvia. Información oficial indica que en la región norte las lluvias se iniciarán entre 5 y 9 de junio con lluvias frecuentes a partir de entonces.

En el resto del país ya comenzó a llover en Choluteca, La Paz, Intibucá, Lempira, El Paraíso, Olancho y el sur de Francisco Morazán. Las primeras lluvias ya están aquí, pero se dispersan debido a la lenta transición en la atmósfera. Entre 9 y 12 de junio Se esperan lluvias más concentradas en todo el país, y puede haber el ingreso de una onda tropical.

“En estos días previos tendremos ventanas de inestabilidad en la atmósfera, chubascos fuertes con intensa actividad eléctrica e incluso se podrá generar granizo porque la atmósfera se está reajustando, esto podría ocurrir en cualquier punto a nivel nacional”, precisó López.

Las lluvias más urgentes no están tanto en las ciudades, sino en las montañas, donde se localizan los incendios. Con esta precipitación, se espera que la capa de humo se vuelva menos densa. Aunque no desaparecerá inmediatamente, se convertirá en humo ligero y puede comenzar a disiparse entre los 5 y 12 de junio desapareciendo por completo alrededor del 15 de junio. Para que esto suceda se necesitan de tres a cuatro días continuos de lluvia.

Daño durante tiempo transcurrido

el cardiólogo Roberto Cosenza Comentó que desde la aparición de la capa de humo ha habido un aumento de ataques de asma y enfermedades alérgicas como rinitis y conjuntivitis.

“Por primera vez vivimos esta situación. Como consecuencia de la falta de buen oxígeno, en el corto plazo enfrentaremos más asma, bronquitis y neumonía, mientras que en el largo plazo tendremos ataques cardíacos y cerebrales, además de cáncer de pulmón», advirtió el ex subsecretario de la Secretaria de Salud.

“Ha habido un fuerte aumento de enfermedades respiratorias por esta contaminación”: Roberto Cosenza, cardiólogo y exsubsecretario de Seguridad

“Ha habido un fuerte aumento de enfermedades respiratorias por esta contaminación”: cardiólogo y exsubsecretario de Salud

El médico explicó que esta situación ha estado afectando a todas las edades, pero más aún a los adultos mayores por enfermedades de base y a los menores de 5 años, porque no tienen un sistema inmunológico capaz de responder a toda esta contaminación.

“Es como si una persona fumara de 13 a 17 cigarrillos al día, lo cual es bastante perjudicial. Esto es especialmente preocupante ya que muchas personas no han utilizado medidas de prevención como el uso de mascarillas”, agregó el especialista.

180

Es el nivel registrado en las últimas horas, que en la escala de la Organización Mundial de la Salud indica que estamos respirando aire nocivo.

Entre el 1 de enero y el 28 de mayo de este año, el Cuerpo de Bomberos registró 2.769 incendios en el país, entre incendios estructurales, forestales, de pasto y de vehículos.

“Todos los incendios registrados han contribuido a que el humo generado no se detenga”: Rolando López, portavoz del Cuerpo de Bomberos

La capa Rolando LópezEl portavoz del Cuerpo de Bomberos de San Pedro Sula, se refirió al aumento de incidentes, muchos de estos por el factor climático que ha incidido.

“Tenemos humo que afecta la fauna y la flora, por lo que recomendamos a la población tomar medidas como no sobrecargar la corriente eléctrica y no tirar basura en áreas verdes debido a la sequedad y altas temperaturas que aumentan el riesgo de incendios”, instó. .

López enfatizó que estos incidentes contribuyen al aumento de costos y recursos necesarios, produciéndose entre uno y tres incendios forestales en promedio diario.

Aunque el Ministerio de Salud no tiene datos precisos sobre los efectos que provoca esta capa de humo en los centros hospitalarios y en la red primaria, como los centros de salud, fuentes médicas en el hospital Catarino Rivas de San Pedro Sula y el Hospital Universitario de Tegucigalpa , coinciden en que los casos atendidos en las últimas semanas han superado la pauta normal de consultas y asistencia desde que se detectó la nociva presencia de humo en el aire.

Mientras tanto, la Seguridad Social a nivel nacional ha registrado un cambio en la tendencia de atención de enfermedades respiratorias después de Semana Santa. Por ejemplo, anteriormente se recibían entre 3.000 y 4.000 casos semanales; Sin embargo, entre abril y mayo se reportaron entre 5.178 y 6.153 visitas semanales.

Si bien no se han registrado casos específicamente asociados a la capa de humo, existen personas con enfermedades respiratorias en todo el país que buscaron atención médica, y gran parte de estos casos podrían estar relacionados con las condiciones climáticas y el aire contaminado. Estas cifras provienen del último informe hasta la semana pasada.

Crisis climática

Honduras tiene en alerta roja indefinidamente a siete de sus 18 departamentos debido a los altos niveles de contaminación del aire. Se trata de Francisco Morazán, Comayagua, Yoro, Cortés, Atlántida, Colón y Olancho.

La Secretaría de Gestión Nacional de Riesgos y Contingencias recomendó de manera urgente reimplementar clases virtuales y teletrabajo en los departamentos bajo alerta roja.

Miles de estudiantes hondureños regresaron este lunes a clases presenciales tras una ligera mejora en la calidad del aire. Asimismo, se ha solicitado al Instituto Hondureño de Transporte Terrestre impulsar medidas de regulación vehicular y a la Secretaría de Salud fortalecer los centros de salud con los insumos necesarios para contrarrestar el aumento de enfermedades respiratorias.

Deja una respuesta