jueves, junio 20

Presa “Los Laureles” va muriendo poco a poco

A estas alturas, sin lluvias y con demanda de agua.

La presa “Los Laureles”, principal presa de agua potable de la capital, se está muriendo lentamente a menos que llueva en las próximas semanas.

El lente de La TRIBUNA captó ayer la fina corriente que languidece en su curso desde las cuencas hasta la zona de la reserva, que a estas alturas del prolongado verano es un “charco” de lodo.

Ante el desabasto en esta presa, el gobierno municipal raciona el servicio del vital líquido hasta por seis días, pagando el mismo precio. Asimismo, la situación de los vecinos de la parte alta de la ciudad es más caótica porque, ante la falta de servicio de acueducto, tienen que comprar agua en barriles a precios que llegan hasta los 100 lempiras, según denuncias.

Además de Los Laureles, la capital se abastece de la presa La Concepción y El Picacho, pero como no llueve no tienen agua por el momento. Desde los años 70, los alcaldes de la capital no han podido construir nuevos embalses. La actual administración inició la construcción de una nueva presa en los alrededores con un avance del 50 por ciento.

En total, el Servicio Nacional Autónomo de Acueductos y Alcantarillados (SANAA), que ahora depende del servicio municipal de agua en la capital, ha conectado a 60 mil 388 clientes; de los cuales se estima que consumen entre un millón 800 mil y dos millones 600 mil metros cúbicos. (P.EJ)

Deja una respuesta