lunes, junio 17

El virus de la influenza aviar adaptado a los mamíferos marinos

Según un nuevo estudio, un gran número de elefantes marinos sudamericanos han muerto porque el virus de la influenza aviar adquirió mutaciones que le permitieron propagarse entre los mamíferos.

La investigación ofrece la primera evidencia genética y epidemiológica de la transmisión del virus de la influenza aviar entre mamíferos. Y los hallazgos contienen una advertencia: el virus, llamado H5N1, podría mutar de manera similar para causar infecciones a gran escala en otras especies de mamíferos, incluidas las personas.

El virus de la influenza aviar es responsable de una epidemia en curso entre las vacas lecheras en los Estados Unidos. Desde marzo se ha detectado en vacas en nueve estados y en aguas residuales en varios otros.

Es posible que el virus ya se esté propagando de una vaca a otra, pero los funcionarios federales han dicho que la explicación más probable para el brote es que se esté propagando a través de la leche contaminada.

También se presume que el virus H5N1 se propagó entre los visones de una granja en España. Pero el nuevo estudio es el primero en reunir varias corrientes de evidencia que respaldan una transmisión sustancial de mamífero a mamífero.

El estudio se publicó en línea el sábado y no ha sido revisado por pares. Pero el análisis genético del virus y la extensión y el momento de las infecciones en mamíferos marinos en América del Sur sugieren que los animales adquirieron el virus entre sí, no de aves infectadas, dijeron los investigadores.

«Es una combinación de hechos que presenta evidencia convincente de la existencia de algún tipo de transmisión de mamífero a mamífero», dijo Marcela Uhart, quien dirigió el nuevo estudio y dirige el Programa Latinoamericano de Salud de la Vida Silvestre de la Universidad de California, Davis.

En 2022 y 2023, el H5N1 mató a más de 30.000 lobos marinos en Perú y Chile, junto con algunas marsopas, delfines y nutrias. Viajó por la costa del Pacífico y luego por la costa del Atlántico pasando por Argentina, Uruguay y Brasil.

En octubre pasado, se produjo un «tsunami viral» en la Patagonia argentina que acabó con más de 17.000 elefantes marinos, dijo el Dr. Uhart, añadiendo que estas cifras hacen poco probable que el virus haya saltado de un ave a otro mamífero marino cada vez.

La transmisión de mamífero a mamífero es “casi la única explicación de cómo se extendió por todo el extremo sur del continente y ha seguido propagándose”, afirmó. «Honestamente, no hay muchas otras formas en que esto podría haber sucedido».

En el nuevo estudio, el Dr. Uhart y sus colegas estudiaron muestras de virus de crías de elefante marino y charranes. Su análisis genético sugiere que el H5N1 saltó al menos tres veces de aves silvestres a mamíferos marinos en la costa del Pacífico de América del Sur, y luego evolucionó para propagarse entre los elefantes marinos.

El equipo presentó algunos de estos datos en pequeñas reuniones, pero otros investigadores se resistieron a la idea de que los mamíferos marinos se estuvieran infectando entre sí, dijo el Dr. Uhart.

Algunos científicos han sugerido que todos los mamíferos habían sido infectados por las aves. Pero la mayoría de los charranes murieron unas tres semanas después de las muertes masivas de leones marinos y elefantes marinos.

De hecho, el Dr. Uhart y sus colegas encontraron evidencia que sugiere que el virus saltó de los mamíferos marinos a las aves, un avance no deseado, porque las aves infectadas pueden eliminar el virus dondequiera que migren.

Los investigadores encontraron el virus H5N1 en la tráquea, los pulmones y el cerebro de cadáveres de mamíferos marinos. No está claro si el virus se propagó por el aire o por otras rutas. Pero en experimentos de laboratorio, se ha demostrado que el virus se transmite a través del aire y por contacto directo entre hurones.

Los investigadores descubrieron que el virus de la influenza aviar extraído de animales marinos contenía 18 mutaciones que le permitían infectar y propagarse más fácilmente entre los mamíferos y aumentaban la gravedad de la enfermedad.

“La enorme cantidad de mutaciones” es motivo de preocupación, dijo el Dr. Malik Peiris, virólogo y experto en gripe aviar de la Universidad de Hong Kong, que no participó en el trabajo.

Por el contrario, casi no hay mutaciones en las vacas infectadas que representen una adaptación a los mamíferos. «Pero podría ser cuestión de tiempo», dijo el Dr. Peiris.

Se encontró que ninguna de las mutaciones afectaba a la hemaglutinina, o HA, la proteína viral que se une a los receptores en humanos y animales. Otros estudios han sugerido que los cambios en HA son cruciales para que el H5N1 se propague entre personas y pueden preceder a mutaciones en otras partes del virus.

Pero “incluso si la HA no ha cambiado, hay otras mutaciones que podrían ser motivo de preocupación”, dijo Agustina Rimondi, viróloga del instituto de virología INTA-CONICET de Buenos Aires, quien dirigió el análisis genético.

Cada infección le da al virus nuevas oportunidades de evolucionar y adquirir mutaciones que podrían permitirle infectar a las personas más fácilmente, afirmó.

Entre las mutaciones encontradas en los virus de los mamíferos marinos se encuentran dos, D701N y Q591K, que alteran una enzima que el virus necesita para replicarse. Se cree que ambas mutaciones son alternativas a otra mutación llamada E627K, que se cree que es un cambio clave necesario para que el virus infecte a los mamíferos.

Las mutaciones merecen más investigación, pero es posible que no vayan seguidas de los cambios necesarios en HA y no necesariamente presagian transmisión entre personas, dijo Richard Webby, experto en influenza del St. Jude Children’s Research Hospital, que no participó en el trabajo.

«Los cambios en los receptores de HA facilitan que surjan otros, pero no creo que funcione al revés», dijo.

El Dr. Webby advierte contra pensar en todos los mamíferos como un grupo homogéneo.

«No creo que los mamíferos marinos sean iguales a los humanos en términos de susceptibilidad», dijo. «Quizás la replicación en mamíferos marinos no hace que el virus sea más capaz de infectar a los humanos».

Deja una respuesta