lunes, junio 17

Luis Rubiales al juez sobre el contrato de la Supercopa: “No ha habido colusión” | Fútbol | Deportes

Luis Rubiales, expresidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), declaró este lunes por la mañana que está siendo investigado en el marco de la Operación Brodie por presuntos contratos irregulares de la federación que apuntan a presuntos delitos de corrupción en los negocios, administración desleal y pertenencia a una organización criminal. Tras su declaración, la jueza Delia Rodrigo ha impuesto a Rubiales la obligación de comparecer ante el órgano judicial una vez al mes y cuantas veces le requiera el tribunal. Además, se le ha impuesto la obligación de solicitar permiso al tribunal cada vez que quiera salir del territorio nacional; solicitud que deberá incluir las fechas de salida y regreso, y la dirección donde reside durante el tiempo que se encuentre ausente.

Rubiales ha negado ante la jueza Delia Rodrigo, irregularidades en el contrato con Arabia Saudí por el que se celebró la Supercopa de España en el país asiático. Rubiales defendió el acuerdo al considerar que era clave para el fútbol tras la pandemia. El expresidente ha subrayado que este contrato se firma en plena pandemia en la que, de no haberse obtenido esos ingresos, el fútbol español podría haber muerto y él ha sacado pecho. de su gestión, habiendo conseguido incrementar la facturación de 140 a 400 millones de euros y haber conseguido que a España le asignaran el Mundial de 2030.

Rubiales explicó al juez que, cuando llegó a la RFEF, la Supercopa no interesaba a nadie y, gracias al cambio de modelo, ahora genera 40 millones de euros. Cuando se cambió el formato de partido único a cuatro participantes, recibieron “muchas llamadas” y se interesaron por Qatar, China, Rusia o India, además de Arabia Saudí.

Según Rubiales, el primer acuerdo con los árabes se frustró porque rompieron la cláusula de confidencialidad y luego intervino el exfutbolista del Barcelona, ​​Gerard Piqué, para retomarlo y la RFEF se quedó con 40 millones de euros anuales. “Ese dinero salvó al fútbol porque el fútbol en pandemia habría muerto”, subrayó. Rubiales ha asegurado que el entonces secretario general de la federación, Andreu Camps, dio el visto bueno a jugar la Supercopa fuera de España (antes del traslado a Arabia ya se probó en Marruecos), algo para lo que también se pidió permiso a Fifa.

El contacto con Kosmos, sociedad comercial propiedad de Piqué, no lo estableció la Federación, sino el propio futbolista, que también fue quien contactó con la empresa árabe Sela, y entre ambos negociarían la comisión del entonces futbolista. «No ha habido colusión», insistió Rubiales, quien recordó que el contrato recibió el visto bueno del comité de ética y del departamento de cumplimiento de la entidad federativa. Rubiales negó haber pagado comisiones a Piqué o Kosmos por el traslado de la Supercopa a Arabia Saudí, o haberlas cobrado él mismo.

El juez también se interesó por las obras del estadio de La Cartuja de Sevilla, adjudicadas a la empresa Gruconsa, donde trabaja un hermano de Pedro González Segura, director de los servicios jurídicos de la federación. Rubiales respondió que la RFEF, como entidad privada, podía contratar a quien quisiera, aunque indicó que hablaron con la Junta de Andalucía y les pidieron que aportaran «algo de dinero» para acondicionar esta instalación.

Rubiales ha defendido que el contrato con Gruconsa fue presentado a la comisión económica y se ha referido a un informe técnico del departamento de eventos que indicaba que tenía que ser Gruconsa quien hiciera las obras porque ya se le había encargado en 2020 un proyecto técnico. Auditoría de las deficiencias del estadio. Explicó que si la RFEF hubiera convocado una licitación, una nueva empresa habría tenido que realizar ese informe técnico y todos los trabajos previos que ya había hecho Gruconsa, aunque indicó que el abogado y asesor externo de la RFEF, Tomás González Cueto , también investigado, le aconsejó hacer todo “tal como dicen las leyes de contratación pública para dar la máxima transparencia”.

Al finalizar su declaración, Rubiales se dirigió a los medios: “Me he sometido a todas las preguntas de Su Señoría, de la Fiscalía y de mi propio abogado. Volveré si es necesario tantas veces como sea posible. Llevo cuatro horas allí y estaré cuando sea necesario. Soy el primero interesado en que todo se aclare. He sido feliz en esos cinco años que he trabajado en la Federación. Me he sentido realizado. La gestión, tanto a nivel deportivo como económico, está ahí, ha sido muy buena», afirmó Rubiales y concluyó:

«He tenido todo tipo de quejas y de hecho estoy aquí en el juzgado, pero lo que tengo claro es que al final se hará justicia. . Nunca he recibido dinero de forma irregular. Nunca ha habido ninguna licitación irregular. “Siempre hemos trabajado con la máxima excelencia y buscando la legalidad”.

Deja una respuesta