viernes, junio 14

Selección de España: ¿51 millones, 150 deportistas y 23 medallas? en París | Juegos Olímpicos París 2024

Siempre que hablamos de Barcelona 92, el techo de las 22 medallas olímpicas, hablamos del Plan ADO, el mágico sésamo abierto del deporte español, que pasó de las catacumbas y la miseria olímpica a la cima. Becas y dignificación para los deportistas, instalaciones y técnicos de primer nivel, preparación de vanguardia y financiación aportada por la empresa privada, que a cambio obtuvo publicidad gratuita en la televisión pública. Han pasado 32 años desde entonces, y los últimos 12 el Plan ADO ya no estuvo acompañado del concepto de magia sino del de un modelo superado por el cambio social.

El ADO ya no es como lo conocíamos, habrá que darle un impulso porque sigue vigente como sistema de becas, pero para alcanzar la excelencia hace falta algo más, repiten desde el Consejo Superior de Deportes (CSD), que en 2022, y pensando no sólo en París 2024, puso en marcha Team Spain, un programa de ayudas públicas (51 millones de euros en los tres años entre Tokio y París) que convive con las becas del antiguo Plan ADO, ahora mayoritariamente públicas también.

“La principal diferencia es que el Team España es superelitista y sólo admite deportistas que van a luchar por la medalla olímpica. El programa es mucho más que la beca. Si necesitan apoyo rehabilitador de la lesión, apoyo psicológico, no podemos dejarles fuera, o si tienen problemas para conciliar la vida laboral y familiar”

Explica Aitor Canibe, subdirector general de Alta Competición y responsable del programa junto a Lola Boyé. , una técnica de alto rendimiento, que recuerda que Ana Peleteiro ha podido pagar a una niñera para que cuidara de su hija Lúa mientras ella entrenaba gracias a los fondos de la Selección de España, o que el deportista Adrián Ben se ha concentrado en Sudáfrica con ella ayuda, o cómo Carolina Marín tenía dos jugadores indonesios en Madrid para trabajar como combate en su formación. “Esto no es sólo una beca y dinero. Es un apoyo a los deportistas en todas sus necesidades”.

Tras Tokio 2021, con José Manuel Franco como presidente, el CSD se puso como objetivo superar las 22 medallas de Barcelona 92 ​​en París. “Nos preguntamos, ¿qué podemos hacer?” dice Canibe antes de contar cómo nació el Team España. . “El Consejo de Ministros aprobó una dotación de unos 48 millones de euros (ampliados a 51) para un programa especial cuyo objetivo era apostar por todos aquellos deportistas que creíamos que podían realmente luchar por la medalla o por una final olímpica en los Juegos. Y ese fue el criterio para ingresar al programa. El CSD subvenciona en base a los proyectos presentados por las federaciones que tienen deportistas en el Team España Elite”. Federaciones como la de atletismo, vela o piragüismo han recibido dotaciones que rondan el millón de euros cada año.

La última lista gestionada por los directores del plan, tres meses antes del inicio de los Juegos de París, incluye 150 proyectos, entre atletas individuales, pruebas de relevos, botes de remo, piragüismo y vela, y equipos.

Los que tienen más posibilidades, según el análisis del CSD teniendo en cuenta su condición de finalistas en Tokio 2020 o su posición entre los 10 primeros del ranking mundial de su deporte, forman un primer nivel. Son 79 (48, hombres; 30, mujeres, y uno, mixto, el equipo de doma). En cuanto a los deportes, domina la vela, con 10 regatistas (seis embarcaciones), seguida del atletismo (nueve atletas), el taekwondo (siete) y el piragüismo (cuatro embarcaciones).

Los 71 restantes entran en la categoría denominada Proyección, con menor dotación financiera. “Un deportista de proyección es un deportista que entendemos que puede estar en la final o que entendemos que es un deportista muy joven que va a estar muy cerca de la final y que puede ser una experiencia para los próximos Juegos Olímpicos. Como podría haber sido el caso de María Vicente si no nos hubiera roto”, dice Canibe. «Y de hecho María Vicente y Miguel Alvariño, que hace relativamente poco también declaró que posiblemente se retiraba de la carrera olímpica por un tema de salud mental, son casos que en esta comisión hemos tratado de manera muy sensible porque entendemos que la El compromiso del programa es con la excelencia deportiva, y son deportistas que tienen esa excelencia, pero que hay que cuidarlos porque en el caso de María es una deportista joven que normalmente puede llegar a Los Ángeles».

“Hay deportistas que suben y bajan de un nivel a otro en función de su clasificación en el ranking mundial, salvo que hayan sido finalistas olímpicos en los Juegos Olímpicos de Tokio”, explica Boyé. “Los hemos conservado. Por ejemplo, tenemos el caso de Mireia Belmonte, donde no sabemos si va a estar en los Juegos, pero entendemos que es una deportista a la que hay que cuidar especialmente, aunque posiblemente esté en los Juegos. Y por ahora, independientemente del resultado de su ciclo, ella y casos similares se han mantenido en el primer nivel”. También se mantienen en la primera categoría Rafa Nadal, 646 del ranking, que semanalmente duda de su capacidad para seguir compitiendo, y Pablo Carreño, tenista que ocupa el puesto 1.052 de la ATP, pero que fue finalista (ocho primeros) en Tokio. .

La Selección de España se financió los dos primeros años (33 millones de euros), con fondos procedentes de los derechos audiovisuales del fútbol profesional (los Cuota de Tebas, establecido en el Real Decreto sobre compraventa de derechos televisivos de LaLiga). El proyecto original preveía que a partir de 2024 los fondos de la Selección de España, 18 millones en el año olímpico, procedieran del presupuesto ordinario del CSD, como una muestra más de su carácter estratégico como proyecto a largo plazo, más allá de la cita parisina. , pero la ampliación de los presupuestos generales del Gobierno lo impidió.

“Los datos nos dicen que estamos trabajando bien y que vamos en buena dirección porque los resultados de 2023 en citas olímpicas han estado por encima de las 22 medallas de Barcelona”, afirma Boyé. «Pero incluso tenemos que revisar qué atletas están en el programa, qué resultados se han obtenido y tal vez tengamos que ser más exigentes».

Los nuevos tiempos, los cambios sociales, acabaron trayendo a España el modelo británico del Team GB que, financiado por la lotería pública, fue la raíz del éxito de los organizadores en los Juegos de Londres 2012, donde obtuvieron 65 medallas y terminaron terceros. en el medallero tras Estados Unidos y China: sólo apoyaban deportes con posibilidades de éxito y, con aún más esfuerzo económico, especialidades con un gran número de competiciones y un reducido alcance y número de practicantes universales, como el ciclismo en pista o el piragüismo. .

Y no se queda ahí. La ambición es mayor, más allá de París. “El equipo de España es mucho más. Queremos que sea un proyecto de país, la apuesta por el próximo ciclo para recuperar el sentimiento de pertenencia, de identidad”, proclama Canibe. “Todas las federaciones españolas son Team España, todos los agentes, el ecosistema deportivo español, jueces, entrenadores, todos son Team España. Queremos posicionar una marca: el Consejo Superior de Deportes es el Team España y el Team España es la marca del deporte español”.

El número total de deportistas de la selección española rondará los 330 en París, similar a los 328 de Tokio 2020 o los 309 de Río 2016, de los que 278 ya se han clasificado.

Deja una respuesta