lunes, junio 17

América Latina denuncia ante la Corte CIDH la responsabilidad climática de los países más ricos

Brasilia.- La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CID) celebró este viernes una sesión sobre el impacto del cambio climático en las sociedades, en la que América Latina volvió a denunciar la “responsabilidad” del mundo desarrollado ante ese fenómeno.

La audiencia, celebrada en Brasilia, forma parte del proceso abierto a petición de Colombia y Chile, que han solicitado a la corte una “opinión consultiva” sobre la responsabilidad de los Estados en violaciones de derechos humanos derivadas del cambio climático.

En la sesión, que continuó un debate iniciado en abril pasado en Barbados, participaron delegaciones de Brasil, Costa Rica, Honduras y Paraguay, además de representantes de autoridades locales de Argentina y Uruguay y organizaciones judiciales, académicas y de derechos humanos.

La delegación brasileña estuvo encabezada por el excanciller y actual embajador extraordinario para el Cambio Climático, Luiz Alberto Figueiredo, quien destacó que América Latina, una de las regiones más desiguales del mundo, es también una de las más vulnerables al cambio climático.

Figueiredo sostuvo que, al tratarse de un fenómeno global, hay que considerar la “responsabilidad compartida”, pero diferenciar la que recae en los países más ricos, como se hizo en el Acuerdo de París o el Protocolo de Kioto.

Según el diplomático, «la ambición» de los países más pobres para mitigar el fenómeno está ligada «a los medios de financiación internacional» establecidos en estos acuerdos, «incumplidos» hasta ahora por el mundo desarrollado, que es «el que ha hecho la mayoría”. históricamente contribuyó” al calentamiento global.

“Esta responsabilidad histórica se remonta al siglo XVIII, cuando comenzó la Revolución Industrial”, señaló Figueiredo.

Esa afirmación fue respaldada por el embajador de Costa Rica en Brasil, Norman Lizano, quien citó el Acuerdo de París y sostuvo que “tan importante” como lo que dice sobre el texto es “su implementación”, que aún “no se cumple a cabalidad”. » ”, especialmente en relación con la ayuda financiera a los países más pobres.

Centroamérica, castigada durante décadas

La secretaria de Estado de Derechos Humanos de Honduras, Angélica Álvarez, destacó que para los países en desarrollo “es mucho más difícil avanzar en la protección y salvaguarda” del medio ambiente con “sus economías asfixiadas” y sin apoyo internacional.

El delegado hondureño afirmó que Centroamérica ha sentido el cambio climático desde hace décadas, cuando “aún no se hablaba mucho del tema”, y citó como “un ejemplo claro y documentado” el desastre provocado en 1998 por el huracán Mitch.

Las tormentas dejaron unos 15.000 muertos en la región (casi la mitad en Honduras), cerca de 8.000 desaparecidos y dos millones de desplazados.

Según Álvarez, desde entonces la situación ha empeorado, al punto que Honduras pierde 136 metros cuadrados de tierra al año debido a la erosión generada por el aumento de los mares, lo que es factor de constantes “desplazamientos de comunidades”.

Álvarez, así como la delegación brasileña, destacó que la Corte Interamericana también debe reforzar la protección de los activistas ambientales, ante los “lamentables precedentes” que existen en toda América Latina, lo que quedó ejemplificado en el caso de Berta Cáceres. un líder indígena hondureño asesinado. en 2016.

El paraguayo Sergio Benítez, de la Unidad de Derechos Humanos de la Cancillería, dijo que su país, pese a ser responsable «de menos del 0,1% de las emisiones globales», siente los efectos en forma de incendios o sequías, que se están sintiendo ahora mismo. “al agua, a la vivienda y a la vida misma”.

Las audiencias continuarán la próxima semana, cuando la Corte Interamericana viajará a Manaos, en el corazón de la Amazonía brasileña, para escuchar testimonios de la sociedad civil y de miembros de comunidades indígenas, que el tribunal considera entre las más afectadas por el cambio climático. a pesar de su defensa “ancestral” del medio ambiente. EFE

Deja una respuesta