jueves, junio 13

¿Cuánto menos ha llovido en Honduras en 2024?

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- Una gota de agua nunca fue tan valiosa hasta que un pueblo entero dejó de tenerla. Rango lo sabía, por eso, siendo el sheriff de Polvo, un pueblo ficticio ubicado en el oeste americano, luchaba contra cualquier criatura hasta volver a ser próspero y tener el control del líquido.

La sinopsis de la película Rango tiene otro trasfondo, pero en la historia revela una situación que estamos viviendo los hondureños: la falta de agua. Y no hablamos sólo de los hogares hondureños, sino de la lluvia.

Datos de climatología del Centro de Estudios Atmosféricos, Oceanográficos y Sísmicos (Cenaos) muestran que entre el 1 de enero y el 15 de mayo de 2024 llovió menos que en el mismo período de 2023.

Sólo en los primeros 135 días de este año cayeron 1.206,51 milímetros de lluvia. lluvia menos que el año pasado (frente a 134 días porque no fue año bisiesto).

Esto equivale a 1.206 litros de agua por metro cuadrado o, en otra conversión, el equivalente a 63 garrafas de agua (18,9 litros) colocadas por metro cuadrado. En cada metro se pueden colocar 16 jarras.

Para el análisis se tienen en cuenta 50 estaciones que coincidieron entre 2023 y 2024, pero si se incluyen otras que solo estuvieron el año pasado, la cantidad de lluvia en milímetros es mayor y también la diferencia.

Periodos sin lluvia

Francisco Argeñal, director de Cenaos, confirmó con EL HERALDO Plus cómo en 2024 algunas estaciones muestran reportes de lluvia por debajo de los milímetros registrados en 2023.

Incluso afirmó que este año “ha llovido menos”, pese a que “el año pasado llovió menos de la norma climática; La norma climática se conoce como la precipitación promedio registrada entre 1991 y 2020”, afirmó el experto en meteorología.

Este Diario analizó la cantidad de acumulados en milímetros por día en 50 estaciones ubicadas a nivel nacional. En 32 de ellos se registra una disminución de las precipitaciones respecto a los primeros cuatro meses y 15 días del año anterior, muchos de ellos ubicados en el noroeste del país.

La estación que muestra una diferencia más marcada es la ubicada en Omoa, Cortés, según registros del Cenaos, pues captó 722,7 milímetros de lluvia en los primeros 134 días de 2023, mientras que en el mismo periodo de este año fue de 380,8 milímetros (341,9 milímetros menos, el equivalente a 18 garrafones de agua ubicados en un metro cúbico).

Lo mismo ocurrió en la estación EAPO (Escuela de Agricultura Pompilio Ortega), en Macuelizo, Santa Bárbara, donde este año llovió 328,1 milímetros menos que el año anterior.

En Comayagua la diferencia también fue notable, ya que en 2023 había caído 112.3 milímetros hasta el 15 de mayo, pero en el mismo periodo de 2024 solo reportó 16 milímetros.

La ciudad que, junto con Comayagüela, forma parte de la capital de Honduras, Tegucigalpa, donde la gente espera que las lluvias acaben de una vez por todas con la densa capa de humo y la contaminación, la diferencia de un año a otro, según registros. de la estación, es 34,6 milímetros. Esto significa que llovió menos que el año pasado.

En el caso de Tegucigalpa, la estación registró 155 milímetros de lluvia en 2023 (equivalente a 8,2 cántaros de agua colocados en un metro cúbico) y 120,4 hasta el 15 de mayo de este año (6,3 cántaros por metro cúbico).

En otros puntos, la estación no reportó ni un solo milímetro de agua en 2024, pero el año pasado sí llovió. Un claro ejemplo es Tocoa, en Colón, y Danlí, en El Paraíso, donde no se reportaron lluvias este año.

Según Argeñal, los pronósticos indican que en la segunda quincena de mayo las lluvias serán más intensas, pero a la fecha varias regiones del país, como la capital, siguen esperando ansiosamente el “agua de mayo”.

“Una vez que se empiecen a normalizar las lluvias de mayo, que esperamos normalizar, esperamos que empiece a llover y que la lluvia sea más o menos buena en Tegucigalpa”, afirmó, mencionando que la sequía que hay en el país también Está relacionado con la poca lluvia que cayó el año pasado.

Argeñal anunció que las precipitaciones aumentarán según la región y la temporada, pero datos de 18 estaciones indican que las precipitaciones reportadas hasta el 15 de mayo de 2024 fueron superiores a las del año pasado.

En La Ceiba, Atlántida, donde existen dos estaciones, una de ellas reportó 566.3 milímetros de acumulado, 317.5 menos que el año pasado.

En Choluteca, uno de los puntos más calurosos del país, también figura entre los que registraron más lluvias en 2024 que en los primeros cuatro meses de 2023.

Estos informes fueron tomados de 50 estaciones que coincidieron entre ambos años, pero este periódico detectó que en 2023 hubo estaciones que no aparecían en los datos proporcionados por la climatología del Cenaos de este año.

Si tenemos en cuenta estas estaciones encontramos una variación en las precipitaciones, ya que en 2023 los 8.49,67 acumulados que aparecieron en 50 estaciones aumentan a 8.434,97 si se tiene en cuenta el resto. Lo mismo ocurrió con los informes de 2024, que, al final, reflejaron que este año llovió -hasta el 15 de mayo- 1.221,91 milímetros. Este análisis se realizó en base a 50 estaciones.

Depende del fenómeno

Nabil Kawas, exdecano de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), el hecho de que en los primeros cuatro meses y 15 días de 2024 haya llovido menos que en el mismo periodo de 2023, sólo tiene una explicación : el fenómeno de El Niño.

“Si solo estás comparando los meses de enero con la primera quincena de mayo del año pasado con respecto a este año, es normal que este año haya llovido menos, porque el año pasado en esos meses no hubo El Niño. El Niño empezó después de abril, después de mayo, más o menos, y en junio, julio en adelante comenzó una reducción de las precipitaciones promedio con relación a otros años”, detalló.

Agregó que “en los primeros meses de este año todavía teníamos El Niño. De hecho tuvimos El Niño hasta el mes de mayo, hasta este mes todavía, ahorita estamos con un Niño débil, ya muy débil, debilitándose y tendiendo a desaparecer, pero sigue siendo un Niño, entonces es normal encontramos cantidades de lluvia inferiores a las lluvias de los mismos meses, del mismo período del año pasado”.

Al referirse a los lugares que reportaron menos lluvias, Kawas dijo que muchas de las estaciones están en el norte del país, en la zona costera de Cortés, porque los frentes fríos están ahí y, aunque hay El Niño, que reduce Por la cantidad de lluvias, los frentes fríos siempre traen cantidades de agua a toda la costa norte del país.

En el caso del centro del país, afirmó que es uno de los puntos más difíciles de predecir, porque “a veces tiene más influencia del norte, luego recibe agua del régimen lluvioso del norte y, a veces, el al contrario, tiene más influencia del régimen de lluvias. del sur y, por tanto, el agua llega en otras épocas”.

Al ser consultado sobre qué significa que las lluvias del 2023 en el país hayan estado por debajo de la norma climática, dijo que no es bueno, porque significa una extensión de los extremos. “En otras palabras, los mínimos se vuelven cada vez más mínimos y los máximos se vuelven cada vez más máximos. «Eso significa una mayor intensidad de la sequía en un lado o una mayor intensidad de las inundaciones en el otro».

Kawas aseguró que para el 2024, con La Niña, se espera una temporada de lluvias, mientras eso sucede, gran parte del país sigue esperando ansiosamente que llueva, pues entre la contaminación que respiran y la falta de líquido en sus hogares, la lluvia es lo único que garantiza un mejor panorama.

Deja una respuesta