jueves, junio 20

Uniformes policiales deteriorados pero luciendo su Mamba Negra

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Mientras el Ministerio de Seguridad exhibe los vehículos blindados Black Mamba, de dudosa calidad, cientos de agentes preventivos caminan harapientos ya que desde 2019 no cuentan con ellos. nuevo uniformes.

Sin dar muchos detalles, especialmente el coste de la adquisición, la semana anterior las autoridades de seguridad anunciaron la compra y distribución de 41.000 uniformes policiales, sin embargo, al menos los agentes del Distrito Central afirman no haber recibido ninguna prenda. La policía cuenta actualmente con alrededor de 20.000 elementos entre escala básica y oficiales.

Pero las quejas de los agentes van más allá de los uniformes, aseguran que no les están facilitando ningún otro Logística ya que las municiones y los chalecos antibalas que la mayoría está utilizando están caducados.

EL HERALDO Plus intentó conocer la versión del comisario Héctor Orlando Ruiz Martínez, encargado de la logística policial, pero no respondió ninguna llamada telefónica; Lo mismo pasó con el comisario. miguel martínez madrid Jefe de Comunicaciones del Ministerio de Seguridad.

Quien sí lo hizo fue la viceministra de Seguridad Julissa Villanueva, quien desde afuera confirmó que desde 2019 los policías no cuentan con uniformes y botas, por lo que muchos de ellos visten ropa completamente en malas condiciones. condición.

Los suministros están deteriorados, rotos, caducados, eso es grave y está confirmado. “Hicimos una muestra pidiendo 30 uniformes para 30 policías y nos dijeron que había y cuando llegó al Dalpo (Departamento de Apoyo Logístico Policial) Comayagua, nada. Nos dieron ropa sucia y usada”, dijo Villanueva.

Reclamos

“Hace cinco años que no nos entregan uniformes de diario, chalecos, botas, zapatillas, a pesar de que la ley es clara y obliga al Estado a proporcionar uniformes a cada agente. Como eso no ha sucedido, estamos hechos harapos”, denunció uno de los policías.

Los denunciantes pidieron confidencialidad por miedo a represalias, ya que algunos agentes que se han atrevido a quejarse de la difícil situación en la que trabajan han sido denunciados de forma anónima ante la Dirección de Asuntos Disciplinarios Policiales (Didadpol).

“Si tenemos uniformes es porque los compramos con nuestro salario. La alta dirección usa vestidos de gala y un salario abismal, pero quienes hacen el trabajo son la escala básica y muchos fallan en el cumplimiento de su deber por no usar chaleco antibalas”, agregó uno de los insatisfechos.

Además de uniformes, botas y gorras, «no nos dan municiones, por lo que muchos compañeros tienen que comprarlas, y los chalecos antibalas adquiridos en la última década ya están caducados y no ofrecen mayor protección», afirmó otro de los insatisfechos. oficiales de policía. .

La logística no sólo incluye uniformes, chalecos antibalas, municiones, sino también “vehículos, computadoras, celulares, impresoras, papel… Necesitamos estas herramientas, lamentablemente en muchas de nuestras oficinas no existe ni siquiera una hoja de papel legal para imprimir el trabajo administrativo que hacemos, pero nos exigen resultados convincentes”.

Nosotros hacemos un trabajo para el Estado, y que pena que ni siquiera nos den un celular para reportar novedades. Al contrario, cada agente compra su teléfono e Internet para hacer un trabajo con su salario. “¿Dónde está la tecnología de punta que el ministro dijo que tenemos?” cuestionó.

La policía declaró que no necesitan póstumos, pero que en la vida se les reconozca su trabajo, horarios menos extenuantes, que se respeten sus prescripciones médicas, y el derecho a tener una vivienda digna, y así no vivir en barrios y colonias cercanas a las pandillas.

Según el criminólogo Reynaldo Rubio, siempre ha habido fallas en los temas logísticos de la Policía Nacional. En primer lugar, los agentes de policía siempre han dormido en situaciones precarias. Si vas a realizar una inspección en los puestos, notarás las calamidades en los dormitorios.

Las condiciones en las que duermen los agentes -hombres y mujeres- son deplorables. “Conozco in situ la situación acá en el sector de Choloma y eso deja mucho que decir.

Ahora si vamos a la parte de uniformes, actualmente los agentes no cuentan con la vestimenta adecuada. De qué sirve que las autoridades del Ministerio de Seguridad anunciaron que adquirieron uniformes y los van a guardar, criticó.

El uniforme forma parte de la imagen policial. La presencia de un policía bien uniformado en las calles es importante, es vital, porque impacta en el ciudadano y proyecta autoridad.

Un agente con un uniforme de mala calidad, deteriorado, sucio, descolorido, con botas en precario estado, no se va a sentir moralmente bien y su proyección como autoridad es mala. “Un policía bien uniformado fortalece su autoestima y proyecta una imagen de autoridad”, reflexiona Rubio.

Vale la pena hacer un análisis de toda la parte logística de la Policía Nacional, para esto existe una herramienta llamada Tabla de Organización y Equipamiento (TOE), que es un documento en el que se reflejan las proyecciones para cada año y cuántos. Debe haber agentes, logística, armas, municiones, chalecos, pero todo eso ha sido descuidado.

“¿De qué sirve tener una mamba negra que vale millones y millones de dólares si el resto del inventario está deteriorado? ¿De qué sirve un vehículo que sólo se utiliza para desfilar o de repente alguna acción concreta? Una inversión costosa mientras los policías patrullan barrios y colonias con chalecos antibalas con Kevlar vencido, mientras otros caminan casi torpemente porque las botas ya no les sirven”, criticó el criminólogo.

Para el abogado Abel Orellana, representante legal de un grupo de policías de nivel básico que exigen mejores condiciones laborales y salariales, actualmente el Congreso Nacional busca aprobar el derecho a beneficios laborales para los policías.

Otra situación es que la policía de escalada básica no cuenta con el apoyo legal de la Secretaría de Seguridad, cuando por problemas operativos en la calle Se enfrentan algunas situaciones jurídicas propias de la actividad policial.

Si un policía actúa, si saca su arma para actuar, lo hace con miedo. Si no actúa está perdido y si lo hace también. “No sé qué tiene de malo la parte legal de la Secretaría de Seguridad, que sólo van contra la policía”.

El defensor aseguró que los policías también han manifestado su malestar porque visten ropa policial bastante vieja ya que no les han proporcionado un uniforme nuevo desde hace cuatro o cinco años, situación que podría cambiar próximamente debido a que el Ministerio de Seguridad anunció la compra de La nueva ropa policial.

Deja una respuesta