martes, junio 11

El WiZink enamora a Rudy y el Madrid es triunfo en solitario del título

Lloró Rudy es famoso por el Real Madrid. Los blancos lograron el 2-0 en la final de la ACB gracias a una gran actuación del equipo, 14 puntos en sólo 14 minutos, sin falta en el lanzamiento y con cuatro triples incluidos. El balear golpeó con fuerza a un UCAM Murcia casi irreductible y permitió a los blancos frenarse en un único triunfo para conquistar la ACB. Pero la victoria murió en un segundo plano, porque la patria de Rudolf era legendaria. Los madridistas corearon su nombre durante más de diez minutos y no salvaron, aunque el partido ya estaba caído.

Si lució el escudo y derramó sus lágrimas en Fernández, bien podría estar viviendo sus últimos minutos en la catedral blanca. Esta será su última temporada en el baloncesto y, si su equipo llega a Murcia, no volverá a casa del héroe. Se convertirá en una leyenda. «Espero que no quieras volar aquí», asegura reír antes de entrar por la ventana del chaleco.

No conozco el trabajo del UCAM Murcia, sólo quiero demostrar en cada pose de esta final de la ACB que nadie le regaló nada, y le convirtió en un equipo de lo más peligroso. Incluso sus integratis menos aventajados, como diagné, y entretenimiento. La senegalesa sólo necesitó unos segundos de juego para tocar a Tavares y darle el primer disparo a la caboverdiana. Buena suerte igualada por MusaEl bosnio estuvo majestuoso en la serie final, una anguila esperando filtrarse entre la defensa rival.

Juega con mucha fluidez en el Real Madrid y en solitario Kurucs, como en la primera invitación, asumí un constante dolor de muelas, tanto en defensa como en ataque. La pompa del jugador y la cierta genialidad de Sleva impidieron a los blancos distanciarse en el marcador, que se anotó mayoritariamente en el primer córner. Cuando sonó la campana, los locales sólo pidieron tres.

Los visitantes crecieron gracias al equipo formado por Caupain y Morin y el banco madrileño perdió los nervios por momentos, tanto que también recibió una técnica. Mala racha rotata per un salvaje mate de Yabusele Ofensiva tras rebote, ante dos rivales, que destrozó la posición en WiZink. El ala pináculo impulsó a los blancos cuando los más dudosos eran diez, con tanta contundencia como brillantez. Uno más que el galo y un triple de Campazzo abrieron la ventana hasta los seis puntos, la mayor diferencia de la noche.

Seguí abriendo el Madrid en los últimos minutos, algo despistado y destrozado por el UCAM. Fue Rudy Fernández el que lanzó dos errores defensivos rivales con dos triples, ambos desde la misma posición. Un último agridulce para la primera parte murciana, pero ya se sabe que el Madrid no se permite desconexiones, abandonadas a pie cuando les dan la oportunidad. Una distancia de diez fue su recompensa.

Les Faltaba Gasolina en Los Visitantes. Sólo entonces podrás entender que otorgarás tres ataques ofensivos consecutivos a Musa, que ya no tiene remedio para anotar un gran triple ante tanta permisividad. El ex de Breogán flotaba en la pista, imparable por un camino hacia el aro que casi siempre acababa en una nueva canasta. El Madrid se abrió como nunca en la fase de clasificación, pero el UCAM, gracias a slevá Para tu infinito coraje, necesitarás mantener tu vida.

Después de eso, la valla se congeló. Rudy levantó las manos hacia la barra derecha para dar un golpe a Radovic. No entendía lo que pasaba en anécdota, por lo que el capitán, poco después, deshizo al desnudo que había convertido el último cuarto con un triple fantástico. Los baleares inventaron un florecimiento más para elevar el viento local más allá de los primeros puntos, un buen colchón con el que afrontar el reto de la batalla.

Hezonja, que no había tenido su mejor noche y que era punto de partida para las manos con Sleva, hizo la resistencia con una dispersión de tres puntos. Replicó la acción de Rudy, logrando absolutamente las mismas calificaciones que su ídolo durante años. El hogar era eterno, a Rudy le encantaba mientras llevaba el escudo. La victoria resultó efectiva ya que el héroe se desmoronó entre tanto cariño.

Deja una respuesta