miércoles, junio 19

Kevin Durant y el fiasco histórico del equipo más ‘caro’ de la NBA

Se las prometían muy felices en Phoenix hace poco menos de un año cuando, en plena agencia libre, decidieron traspasar para hacerse con los servicios de Bradley Beal y formar un ‘Big Three’ de miedo junto a Kevin Durant y Devin Booker, una de las tripletas anotadoras más talentosas que jamás se haya visto en la NBA. Nada más lejos de la realidad.

Los Suns, tras un curso 23-24 marcado por las lesiones de sus estrellas y la irregularidad en ambos lados de la cancha, fueron barridos por 4-0 en primera ronda de playoffs ante Minnesota Timberwolves, un equipo que, pese a las dudas sobre su nivel real en post temporada, ha borrado por completo a los de Arizona.

Los Wolves partían con cierta ventaja en la eliminatoria tras acabar 3os en Conferencia Oeste y luchar de tú a tú con Denver y Oklahoma por el primer puesto. Liderados por un Anthony Edwards que vive su eclosión como super estrella de la liga, Chris Finch ha sido el artífice de la mejor defensa de la NBA (1a en rating) con jugadores como Gobert, Conley, Towns y complementos como McDaniels o Naz Reid, este último recién galardonado como el ‘Sexto hombre del año’. Pero se enfrentaban a un caballo negro.

El entrenador de los Suns, Frank Vogel, no ha sido capaz de darle una identidad a su equipo de octubre a abril por varios motivos, pero en Phoenix pensaban que los playoff saldría la mejor versión de su ‘Big Three’ para alcanzar cotas altas y, por qué no, soñar con las finales y el anillo.

Ni cerca han estado, y es que en tres de los cuatro partidos ante Timberwolves han caído por dobles dígitos, mostrándose sin alma ni carácter para estar a la altura del momento. El 116-122 del último encuentro fue el resultado más ajustado de la serie pero volvieron a pecar del mismo problema, una rotación anti competitiva que es casi una sentencia de muerte en playoff.

Booker anotó 49 puntos y Durant otros 33, pero el siguiente máximo anotador ya fue Beal con tan solo 9 unidadades. Ha quedado demostrado que, por mucho ‘Big Three’ y super estrellas que tenga tu equipo, un banquillo sólido y de confianza es esencial para tener éxito en la NBA.

Más de 205 millones comprometidos

Lo peor para Suns viene a partir de ahora. Este año eran la tercera plantilla más cara de la NBA con un total de 193,838 millones de dólares, unas cifras desorbitadas  que irán a más a partir de la temporada que viene.

En la campaña 24/25, se espera que Phoenix pague un total de 205 millones de dólares en dinero garantizado, la franquicia más derrochadora de toda la competición, y eso tiene fácil explicación con su ‘Big Three’: entre Durant, Beal y Booker desembolsarán unos 150 millones, unos salarios que imposibilitan casi cualquier movimiento en los despachos en busca de refuerzos.

Pero ahora viene lo peor. Los Suns tan solo tienen dos picks del draft hasta 2030, una segunda ronda en este 2024 y otra segunda ronda en 2028. Un descalabro completo.

Deja una respuesta