lunes, junio 17

la sombra de un heredero neonazi de la que fue la facción más violenta de los Ultras Sur

La vida de Borja Villacís transcurrió rápidamente, hasta que la muerte se la llevó con sólo 41 años de edad. Este día, el mayor de los tres hombres del exvicepresidente madrileño ha sido baleado a la altura del kilómetro 6 de la carretera M-612, en las inmediaciones de la avenida de Montecarmelo. Retirados de la primera línea del movimiento skinhead, serán ahora los detectives del grupo de homicidios V de la Policía Nacional quienes serán acusados ​​de denunciar un crimen hoy con numerosos interrogatorios al aire.

Como muchos otros adolescentes en la época de esplendor de Bases Autónomas (BB.AA.), Borja empezó a moverse entre los radicales en la asociación Skin Cubos (cuyo nombre hacía referencia a la zona donde paraban sus socios, la plaza de los Cubos ), una sección muy violenta vinculada a Ultras Sur y dedicada a hacer aparecer el terror en las calles hasta el final de su actividad en 1998. De hecho, algunos de sus miembros estuvieron implicados en la muerte de Lucrecia Pérez, catalogada en España como la Primer asesinato racista.

La vinculación de Borja con Ultras Sur duró hasta principios de la década de 2000. En septiembre de 2004 fue detenido junto a otros miembros del grupo radical del Real Madrid por agredir a un joven mientras subía a un bar. Un ataque que se produjo sólo meses después de que también le aplastaran las parrillas por otro altercado en un vagón del metro que llegaba a la estación de Santiago Bernabéu.

En aquella ocasión, el rematado insultó y discutió en compañía de una decena de ultras y una mujer negra, motivo por el que dos transeúntes de Ajeno salieron en su defensa. La turba neonazi lo reprendió y uno de ellos intentó instalar un jarrón de cristal en la cabeza de los atacantes. Reconocieron a Borja como el jefe y la persona que había presenciado el golpe con el jarrón provocando una brecha de 3 centímetros de ancho en su víctima. En las diligencias políticas se puso de manifiesto que el hermano de Begoña Villací tenía antecedentes por causar lesiones a diversas personas en distintos atentados, actuando en grupos de cabezas rapadas. Al final, la Audiencia Provincial la condenó a seis meses de prisión como autora de dos delitos de lesiones.

En 2013, la vieja guardia de Ultras Sur, comandada por los líderes históricos José Luis Ochaíta y Álvaro Cadenas, fue expulsada por la fuerza por otra facción más joven y violenta. Estos últimos estaban liderados por Antonio Menéndez Mories ‘Niño Skin’, fundador de Outlaw Madrid, banda a la que pertenece Borja (años antes, la Policía le relacionó con Hammerskin España, grupo desarticulado en 2004) y su amigo Luis.

Desde 2019, el actual fallecido es investigado en la operación Águila Congelada, que instruye al juez de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, por delitos de tráfico de drogas y electrodomésticos. Junto a él, otras personas conocen el pelo de los viejos, como el propio Niño Piel, para algunos, el neonazi más temido de Madrid.

Deja una respuesta