jueves, junio 13

Llega la película de terror de la que más de uno ha hablado este año

Cameron y Colin Cairnes en una visita al género de terror y brujería ‘El último late night’, una de las propuestas más interesantes del año

En 2016, los hermanos Cameron y Colin Cairnes vieron el concepto de cámara oculta con Campaña aterradora, una película de terror que cuenta con mucha atención en su país natal, Australia, y que la crítica ha calificado de manjar «con un impulso siempre creativo». No he tenido a nadie como director desde entonces y su avance ha superado a su último proyecto. Este es el strenan del 24 de mayo de Filmin El último a altas horas de la noche.Un cinturón de terror que reformula los ‘talk shows’ de los años 70 al mismo tiempo que innova en el género con gran perspicacia.

El último a altas horas de la noche. continuar Jack Delroy, una estrella de la televisión nocturna que, tras años en antena, aún no ha contado con la influencia de su actividad, El show de esta noche con Johnny Carson. Haciendo caso omiso de la muerte de su esposa a causa del cáncer, el futuro de Delroy parece más sombrío que nunca, pero intenta aguantar al público de su programa. La noche de Halloween de 1977 tuvo la oportunidad de vivir una sesión de espiritismo directo protagonizada por Lily, una joven que resultó ser la única superviviente de un suicidio masivo producido en una iglesia satánica. A partir de este momento las reuniones se rompen.

En una entrevista con SensaCine, los Cairnes se quedaron allí durante 7-8 años, cuando a Tuvieron se le ocurrió la idea de hacer una película ambientada en un programa de televisión. Este vino es lamentable por la poca presunción que tuvo con quien habló con él, pero fue precisamente quien le dio todo el impulso. «Después de nuestra primera película sabíamos que tenderíamos a hacer la siguiente con menos dinero. La suposición no debe ser tan alta. Seamos un poco astutos con cómo configurarlo.«, asegura Cameron.

La premisa acomodó el espacio en el que se desplazaba la trama en un único espacio -la antena parabólica- y obligó a la acción estuviana a apoyar plenamente a los 5 protagonistas de la película. Esto no supone ningún problema para los directores, pero están obligados a planificar muy bien cómo hacerlo.

Parte de esa «inteligencia» en la que recurren los directores para afrontar la película ha sido muy bien elegida por los actores que componen el departamento. Era necesario tener una lista que funcionara bien en conjunto, pero que al mismo tiempo fuera capaz de transmitir ese ejemplo especial de los años 70 que aterrorizaba mucho al espectador.

David Dastmalchian – a quién conocemos El equipo se suicidó. (2021) o Duna (2021) – parece haber tenido un hijo para interpretar al presentador Jack Delroy. En la parte más aterradora está Ingrid Torelli, quien da vida a la joven entrevistada del programa y quien impulsivamente enciende el horror con una sola mirada. Por el lado, Laura Gordon, Ian Bliss, Rhys Auteri y Fayssal Bazzi completan las cartas.

Si vuestra inspiración os viene de las series de los 70 con esas que crecisteis, sin embargo, ¿cuál fue el origen de esta película?

Colin: No es una pregunta fácil de responder, ¿tienes la respuesta?

Cameron: No sé si sentimos que era una película que necesitábamos hacer. Más de la necesidad. Después de nuestra primera película, sabíamos que haríamos la siguiente por menos dinero. La suposición no debe ser tan alta. Seamos un poco astutos con la forma de configurarlo. Estábamos pensando en lugares únicos y el estudio de televisión despertaba en esas conversaciones. Subió desde ahí. Parecía un sitio interesante donde podía tener algo dramático al principio y agregar elementos sobrenaturales y de terror. Requirimos mucho trabajo y el tiempo llegó a un punto en el que estábamos contentos con la historia y contentos con todos estos elementos.

Colin: Cuando pensábamos en la última década de los años 70 y 80, pensábamos en todas esas películas de terror, pero no se trata sólo de eso, son cosas como Un mundo implacable El rey de la comedia, que tratan de este mundo. Creo que hay toda una gama de influencias detrás de esto.

Llevo 7-8 años trabajando en este proyecto, ¿cómo ha cambiado la creación durante tanto tiempo?

Colin: La idea inicial ha cambiado mucho. Estamos haciendo sesiones de televisión en vivo y luego seguimos escribiendo sobre los rincones y no encontramos la salida. Creo que una vez que presentamos el personaje de Lily y June Ross Mitchell fue cuando la historia comenzó a abrirse. También un buen amigo nuestro, un tipo llamado Joel Anderson, que hizo la película. Lago Mungo -un brillante ‘metraje encontrado’ en Australia-, hay alguien con quien siempre compartimos nuestras guías y creo que realmente nos ayudó a descubrir la historia.

¿Eres tú quien replantó la premisa del proyecto una vez que comenzó, quién trajo una película mejor? ¿O al menos más inteligente?

Cameron: Cuando nos enteramos por primera vez de este viaje, damos por sentado que hay menos de lo que realmente sabemos. Pensábamos que haríamos una película de un millón de dólares, pero terminamos con varios millones. ¿Ha cambiado algo en tu escritura? Realmente no. Queremos decidir, conocemos nuestras limitaciones y creemos que eso depende del entorno, del lugar… Implementamos algunos parámetros y creemos que eso nos ayudó a montar la producción. A medida que nos quedamos con unos cuantos dólares más con los que jugamos, empujamos un poco más las cosas, los efectos. No queremos hacer nada fuera de cámara, hablemos desde el principio de qué debemos mostrar y qué no.

Colin: Al mismo tiempo, esta no es una producción elegante de Hollywood, por lo que nos preocupamos por ser inteligentes y mucha de esa inteligencia quirúrgica de la metodología, cómo lo filmamos. Lo filmamos como un programa de televisión, con tres cámaras grabando todo el tiempo. Mantenemos mucha cobertura, muchas opciones y también sabemos instantáneamente cómo nos va, porque también nos preocupamos por cambiar detrás del escenario. Esta metodología funciona muy bien para poder estimular un poco más las cosas y poder sacar ese dólar. Trabajamos con personas increíblemente inteligentes, talentosas e ingeniosas que a veces pueden hacer un trabajo increíble por poco dinero. Mantiene a mucha gente colaborando, poniendo su pasión, su corazón y alma en las producciones. Así son las películas independientes.

David Dastmalchian encaja perfectamente en la película, pero ¿qué dice su personaje? ¿Es realmente un tipo malo o simplemente una buena persona que intenta pasar página?

Cameron: Estamos muy contentos de estar abiertos a la interpretación y creo que parte del encanto de la película es que puedes salir y tener una conversación a tu manera con la moralidad de Jack. ¿Pero por qué no puede ser todo esto? ¿Por qué no puede ser un buen hombre que hizo cosas malas o un hombre malo que, a veces, hizo cosas buenas? Estas cosas no son blancas ni negras. No es un ángel en absoluto. Pero, intencionadamente, ¿prefieres no ver algunas de tus asociaciones? ¿Has pensado en lo que tienes que sacrificar para ser el número uno? Quizás no. Nos gusta que sea un personaje complejo y eso es lo que lo hace un poco más interesante. Creo que David tenía una idea muy clara sobre la cabeza de este personaje, sobre lo que debes estar pensando o sintiendo en cada paso del camino.

¿Qué aportó David Dastmalchian al personaje?

Cameron: El primer día del rodaje, cuando entramos al set con este viaje, sabíamos que estábamos bien. No deberíamos pensar en hacer mucho con David. Cuando me preguntaba qué aportaba el personaje, diré que lo aportaba todo. Entendí el carácter de pies a capeza más de lo que lo hicimos nosotros. Aportó todas sus dotes interpretativas y sus conocimientos de cine, especialmente en la época de los años 70. En esa época actual era diferente, era un estilo que ya no veíamos. Era menos consciente de sí mismo, tenía algo de verdad. Estaban totalmente comprometidos y eran vulnerables.

Ingrid Torelli está increíble en el personaje de Lilly, está absolutamente castigada, ¿quién dirige las escenas?

Colin: Digamos que miramos a la cámara mientras se hace. Lo que nos gusta como directores es lo que seguimos aprendiendo sobre los personajes a medida que hacíamos la película y, como dice Cameron, quieres que el actor sepa cuál es el mejor personaje que eres, porque si no, la película está en problemas. Ingrid fue uno de esos casos. Le decimos que si Lily tenía el control o era el diablo, lo que tenía el control dependía de ella. Ella podría haber hecho esa llamada. A partir de ahora podremos escuchar y disfrutar de su interpretación. De vez en cuando le decimos que apuntamos a la cámara sólo para intentar pensar en algo de la ironía, sea cual sea la causa. Pero, simplemente, demostramos al departamento la libertad de resolver las cosas por sí solo.

Deja una respuesta