jueves, junio 20

Starship, el megacoete con el que Elon Musk quiere ir a Marte, hace historia y sobrevive al reingreso atmosférico

Sólo tres meses después de la última prueba de Starship, el megacoete de Elon Musk supo que la NASA quiere regresar a la Luna en 2026 y que el siempre controvertido magnate predica que será el primero en llegar a Marte. Pero eso no es cierto, en SpaceX se aprobó el poco margen de tiempo para aprender lecciones importantes.

En este caso, el objetivo principal de la prueba ya no había logrado alcanzar la órbita, como en el tercer intento. La atención se centró aquí en demostrar la capacidad del bebé para levantar sus dos lados hacia una entrada controlada, algo que acababa de hacer en el segundo piso en pruebas anteriores. El cuerpo debe elevarse y, después de 2 minutos 45 segundos, separarse en dos partes: por un lado Starship, la etapa superior que deberá continuar su viaje durante una hora más, en una bandeja parabólica que también se basa en una forma controlada arriba. el Océano Índico; y SuperHeavy, la base del motor Raptor de 33 motores que poco después, concretamente a los 7 minutos y 4 segundos de despliegue, deberá ser liberado de forma controlada en el Golfo de México, en el Océano Pacífico.

Y así fue: a los 50 minutos de regreso, el cohete integrado se elevó en el aire, separándose sin ningún tipo de problema y enviando impresionantes imágenes desde las cámaras integradas en distintas partes del chasis. SuperHeavy logró un vuelo casi perfecto, la única «bandera» porque uno de sus motores Raptor con lados dorados no se encendió durante el espectáculo, si no afectó la prueba. Las imágenes mostraron cómo el cohete, a 70 metros de altura, se posó suavemente sobre el Pacífico. Todo parece indicar que la próxima vez que veamos a este gigante aterrizará en el mar sobre una plataforma marítima.

Mientras tanto, Starship, la etapa superior de 50 metros, continuó su camino sin problemas aparentes. Lo contrario consistió en sobrevivir en una atmósfera de reingreso, lamentablemente la roca destruyó la nave, como ocurrió en el tercer intento. De hecho, el propio Musk afirmó que esta es la parte donde más quebraderos de cabeza están dando ahora a los ingenieros, ya que las altas temperaturas han provocado que el vehículo degrade el material, lo que provoca que haya retrasos entre un lanzamiento y otro. Por el tiempo que lleva reemplazarlo.

Después de recorrer los 300 kilómetros de altitud, Starship comenzó a descender gradualmente hasta los 60 kilómetros de la superficie de la India, más lejos de lo que llenaba el prototipo anterior. En ese momento, el niño intentó mostrar signos de calor térmico debido al contacto a alta velocidad con las capas más densas de la atmósfera. Las cámaras consiguieron retransmitir los casos desde el principio hasta el final -salvo cortos intermitentes-, ya que las alas quedan literalmente abandonadas durante el descenso. Y, sin embargo, esto respondió cuando un solo kilómetro de la superficie del mar se reorientó a pesar de ser pedazos, acompañado de que los motores también se encendieron para girar el barco a la posición adecuada.

Una final de infarto que estuvo acompañada de la tripulación ganadora de SpaceX, que tenía el historial de lograr el primer viaje completo con su insignia Starship. «¡A pesar de la pérdida de muchas cartas y un flap dañado, Starship registró un ligero aterrizaje en el océano! ¡Feliz equipo por un registro épico!», felicitó a través de la X social roja al jefe, Musk, presente en la sala de control. acompañado por uno de sus hijos.

Las pruebas anteriores

La primera prueba del paquete integrado Starship (la compañía ha estado probando por separado durante años, en medio de casos con resultados explosivos) tuvo lugar en abril del año pasado. En ese momento, el vehículo se apagó, pero se autodestruyó sólo 3 minutos después, sin poder separar dos fases durante el trayecto. Ahora espera hasta la segunda prueba en noviembre para ver la prueba. Sin embargo, la alegría no duró mucho, y unos minutos después tanto Starship como SuperHeavy regresaron nuevamente.

El tercer intento fue mucho mejor. La separación de etapas terminó correctamente con el cabo y tanto SuperHeavy como Starship continuaron su camino como se esperaba. El problema se solucionó con el aterrizaje y la vuelta: el primero, si bien colocado en la posición correcta, en el último momento se salió de control. Starship, por su parte, continuó recorriendo hasta 230 kilómetros de altitud, momento en el que comenzó a descender. Completada con éxito, a continuación, la demostración del útil puerto de carga. A continuación, llegó al momento crítico de disparar sus seis motores Raptor en el espacio, una de las maniobras más complicadas de la prueba. Incluso si el barco se encuentra inicialmente en posición vertical como se esperaba, durante el reingreso se puede observar cómo se mueve en una trayectoria incontrolada.

Después de esto, la comunicación es corta. “Todo parece indicar que hemos perdido la nave”, escribió SpaceX tras diez agonizantes minutos sin noticias de Starship. «A pesar de todo, nos centramos en que hoy tenemos un gran día y que toda la información que hemos aportado nos ayudará mucho en próximas pruebas».

El futuro de Starship

La idea es que Starship sea un barco totalmente reutilizable y que estos jóvenes cayera al mar, en un futuro nos gustaría ver el final en una mano impecable sobre una plataforma marítima -lo que probablemente veremos en las próximas pruebas-. Considere también el plan alternativo de configurar el paquete de modo que algunas de sus piezas sean de un solo uso, lo que podría aumentar la carga útil entre 150 y 250 toneladas.

El objetivo final es utilizar esta nave para llegar hasta los astronautas de la misión Artemis 3 y volar a la Luna Nueva. Un lanzamiento que se repitió hasta septiembre de 2026, por su parte Musk ni siquiera tiene razón sobre su compañero. Por otra parte, la intención del magnate es utilizar su nueva nave para, al menos, tres vuelos espaciales privados, dos de ellos para transportar a los primeros turistas espaciales que orbitarán nuestro satélite.

Starship es también la nave más grande jamás construida: tiene una altura de 122 metros y el doble de potencia que el Space Launch System (SLS), la nave de la NASA que ahora se utiliza en el programa Artemis y que hace alarde de la documentación actual. Sin embargo, la intención de SpaceX es expandirse otros diez metros en el futuro, después de que Musk se comprometió hace un año, por lo que la nave espacial gigante aún puede reservarse algunas sorpresas «explosivas».

Deja una respuesta