jueves, junio 20

El arte y el poder de curar

Usando sus brazos como listones improvisados, una mujer sudanesa con un hiyab negro y un caftán blanco y negro aplaudió, señalando el inicio de los ensayos. Los otros actores aficionados, con cómicos bigotes adhesivos, avanzaron hacia sus objetivos, improvisando una escena en un salón de belleza para mujeres donde el cabello de una clienta se tiñe accidentalmente de azul.

Cuando terminó la escena, todas las mujeres estaban histéricas y se burlaban unas de otras sobre cómo podrían interpretar mejor sus papeles la próxima vez. Escenas como ésta son habituales en el Taller Creativo Kuluhenna, que se celebra en una casa club en las afueras de esta localidad de Yorkshire. El taller está abierto a todas las mujeres locales, pero se centra en las comunidades de inmigrantes, incluidos los refugiados y solicitantes de asilo.

La clase de 90 minutos, que el Teatro Mafwa imparte desde 2019, es un espacio feliz. Cada semana, alrededor de 15 mujeres se reúnen para contar historias, bailar, actuar y cotillear. Se proporcionan pases de autobús, una zona de juegos para niños pequeños y un trabajador sanitario en el lugar por si alguna de las mujeres quiere hablar.

Eman Elsayed, madre de tres hijos originaria de Egipto, dijo que antes de unirse al taller en 2020, estaba «deprimida, aislada y harta» de su vida en Leeds. Pero finalmente, especialmente después de unirse al Programa de Artistas Asociados de Mafwa Theatre en 2021, sintió que su vida cambiaba.

“El arte es una solución mágica”, dijo Elsayed, quien ahora tiene un trabajo remunerado realizando actividades de extensión comunitaria para el programa. «Pero hay que creerlo y tomarse el tiempo para ver qué efecto tiene».

El proyecto de Mafwa es sólo un ejemplo de una tendencia más amplia: cada vez más grupos e individuos en todo el mundo están utilizando las artes para empoderar, unir e incluso ayudar a sanar a personas que han experimentado traumas, guerras y desastres naturales, o discriminación, pobreza y desplazamiento.

La idea de curar a través de las artes es un tema general de la conferencia Art for Tomorrow de este año, un evento anual convocado por la Democracy & Culture Foundation con paneles moderados por periodistas del New York Times.

En el evento de este año que se celebrará esta semana en Venecia, el panel “El arte como mediador supremo” examinará cómo las personas y los grupos utilizan las artes en programas comunitarios e internacionales de desarrollo y consolidación de la paz.

“Lo que observé es que las artes te permiten crear un espacio de verdad”, dijo Adama Sanneh, conferencista, cofundador y director ejecutivo de la Fundación Moleskine. A través de su Fondo de Pioneros de la Creatividad, la fundación otorga subvenciones a pequeños programas comunitarios que utilizan las artes para inspirar el cambio social, incluido Mafwa, que recibió una el año pasado.

«Es neutralizante, y frente al público, a lo político, existe ese espacio que va directamente a lo personal», dijo Sanneh. «Cuando puedes crear ese tipo de ambiente, aunque sea por un segundo, entonces las cosas realmente pueden suceder».

Las personas creativas han comprendido desde hace mucho tiempo el poder de las artes para enseñar pensamiento crítico y dar a las personas un sentido de autonomía. Toni Shapiro-Phim, director del programa de Artes y Consolidación de la Paz de la Universidad Brandeis, señaló que “las comunidades de todo el mundo han reconocido desde hace mucho tiempo el poder de las artes” para crear un cambio social constructivo.

Por ejemplo, dijo, hace más de un siglo, en lo que hoy es Myanmar, las historias contadas a través de títeres tradicionales eran “a veces las únicas historias que se burlaban de las autoridades u ofrecían formas alternativas de imaginar lo que es posible, cómo ser una buena persona”. .” En el mundo.» Casi al mismo tiempo, en Rusia, artistas como Marc Chagall enseñaban arte a huérfanos judíos como una forma de ayudarlos a superar su trauma.

«En un ambiente creativo hay un encuentro con uno mismo, un despertar al inconsciente, a las experiencias propias», dijo Tammy Federman, cineasta cuyo nuevo documental «Memory Game» se centra en un grupo de teatro de sobrevivientes del Holocausto en Israel dirigido por AMCHA, una organización israelí de servicios de apoyo social. “Pero también hay una reunión de grupo porque una persona habla de esta experiencia tan traumática y otra persona puede identificarse con ella. Te da el valor de abrirte, de compartir tu experiencia, y también hay alegría, hay humor, hay movimiento y creatividad».

Y si bien una investigación de la Universidad Brandeis e IMPACT, una organización sin fines de lucro nacida de una iniciativa de Brandeis, encontró que los esfuerzos del sector creativo que abordan desafíos difíciles “no se comprenden adecuadamente y no cuentan con los recursos y/o la financiación suficientes”, existe una creciente conciencia de que a través del arte, los individuos y las comunidades –incluidos aquellos que “han sido reprimidos o reprimidos”- pueden hacerse escuchar.

Al reconocer esto, las principales instituciones y donantes, según Tiffany Fairey, socióloga visual del Departamento de Estudios de Guerra del King’s College de Londres, han comenzado a tomar en serio las artes como una herramienta de construcción de paz de «tipo vital de poder blando». “La principal crítica a la paz liberal es que descuida a las personas que se ven directamente afectadas por el conflicto, que las comunidades mismas no tienen voz en las políticas y programas de consolidación de la paz”, dijo. Ahora, dijo, “la gente confía en las artes por su capacidad para involucrar a las comunidades”.

Ronen Berger, un dramaturgo israelí que también será orador en Venecia, dijo que una de las razones por las que las artes podrían tener tanto éxito a la hora de ayudar a las personas a afrontar el trauma colectivo es que las prácticas creativas como la danza, la narración de cuentos y el canto se remontan a la infancia.

“Como niños, cuando iniciamos nuestra comunicación con el mundo es a través del juego, a través de voces, a través de canciones, a través del balanceo, que es bailar”, dijo. «Así que esta forma de trabajar es muy primaria y muy universal».

Berger dijo que cuando trabajaba en grupos grandes, la forma más fácil de conectarse era a través de ritmos como las palmas. “Esto supera las barreras lingüísticas, culturales y de edad”, dijo, y agregó que la actuación es importante porque no sólo puede crear conciencia sobre un tema, sino que también permite a los participantes sentirse vistos y parte de una comunidad más amplia. «Podemos conocernos y sentir que estamos haciendo algo juntos».

Esa idea, de conectar algo simple, llevó a Michael Lessac a fundar Global Arts Corps, que ha producido obras de teatro en áreas post-conflicto como Irlanda del Norte, los Balcanes y Camboya. Todo comenzó con “La verdad en traducción”, una obra que se estrenó en Kigali, Ruanda, en 2006 y que contaba la historia de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación de Sudáfrica a través de los ojos de traductores.

El programa viajó a varias zonas posteriores a conflictos, generando un diálogo y un debate más amplios. «Hubo gente que se me acercó durante los ensayos y me dijo: ‘Bueno, no creo que pueda estar en tu proyecto porque no creo en el perdón'», dijo Lessac, cuyos créditos como director de televisión incluyen «Taxi». «Newhart» y «Todo el mundo quiere a Raymond».

«Y entonces no se habló de perdón. Le dije: ‘No les pido que lo crean, les pido que lo sientan’”. Lessac dijo que a menudo pedía a los actores que representaran la emoción opuesta a la que sentían.

«Entonces, si es odio, juegas al amor, y ellos captan muchas cosas como resultado de saltar al opuesto», dijo. “En ese sentido, estás atravesando un proceso que nunca podrías atravesar si tienes tres abogados y el opresor interponiéndose en tu camino”.

Las artes también pueden llamar la atención sobre algunas cuestiones. “No Direction Home”, un programa con sede en Londres que ofrece talleres y conciertos para permitir que personas de origen refugiado y migrante realicen monólogos, presentó espectáculos que entretuvieron a miles de personas.

Almir Koldzic, director y cofundador de Counterpoints, que organiza “No Direction Home” y la Semana de los Refugiados en Gran Bretaña, señaló que el arte tiene “la capacidad de mejorar nuestro bienestar, ayudar a nuestra salud mental, empoderar a las personas para que utilicen la creatividad para hacer frente a la pérdida.

«En un nivel más amplio», dijo, «las artes tienen un enorme potencial para abrir espacios de conexión e invitar a las personas a desarrollar la empatía».

Deja una respuesta