jueves, junio 20

La inflación sube en la eurozona

La tasa anual de inflación en los países que utilizan el euro se aceleró ligeramente en mayo, impulsada por un aumento en el costo de los servicios y los alimentos. Los precios al consumidor en la eurozona aumentaron un 2,6% en el año hasta mayo, en comparación con un 2,4% en abril.

La tasa de inflación general fue ligeramente superior a lo que esperaban los economistas. Lo mismo ocurre con la inflación subyacente, que excluye los volátiles precios de los alimentos y la energía, que se situó en el 2,9% en mayo, frente al 2,7% de abril.

Los datos de mayo mostraron el primer aumento de la inflación general y básica este año, destacando las dificultades que enfrentan las autoridades del Banco Central Europeo en el tramo final para alcanzar su objetivo de llevar la inflación al 2%. La inflación alcanzó un máximo superior al 10% en 2022.

Tres de las economías más grandes de la zona, Alemania, Francia y España, registraron una aceleración de la inflación anual en mayo.

Los gobernadores de los bancos centrales se reunirán la próxima semana para fijar las tasas de interés para los 20 países que utilizan el euro, cuando se espera que hagan un recorte. Una medida así convertiría al BCE en el primer banco central importante en reducir las tasas, rompiendo filas con la Reserva Federal, el Banco de Inglaterra y otros que han aumentado rápidamente las tasas en los últimos años para controlar un aumento en los precios del petróleo.

Desde septiembre, el BCE mantiene su tipo principal, conocido como tipo de depósito, en el 4%, el más alto de su historia. A medida que la inflación de la eurozona se ha enfriado y el crecimiento económico ha sido desigual, las autoridades han manifestado su voluntad de recortar las tasas.

«Salvo sorpresas, el primer recorte de tipos en junio es un hecho», dijo el martes François Villeroy de Galhau, gobernador del Banco de Francia.

Riccardo Marcelli Fabiani, de Oxford Economics, dijo que las cifras de mayo tendrían poca influencia en lo que consideraba una decisión «claramente comunicada» de recortar las tasas en la reunión del banco central de junio, pero señaló que la tendencia podría hacer que los responsables de las políticas sean cautelosos después.

«El Banco Central Europeo será cauteloso y es poco probable que baje las tasas de interés en su reunión de julio, dado el cese temporal de la desinflación, especialmente en el sector servicios, y los sólidos datos salariales», dijo Fabiani.

Deja una respuesta