jueves, junio 13

Los investigadores del cáncer inician un gran estudio a largo plazo en mujeres negras

La Sociedad Estadounidense del Cáncer ha lanzado un estudio ambicioso y de gran alcance centrado en una población que durante mucho tiempo ha sido ignorada, a pesar de las altas tasas de cáncer y muertes relacionadas con el cáncer: las mujeres negras.

Se cree que la iniciativa, llamada VOICES of Black Women, es el primer estudio poblacional a largo plazo y sin objetivo específico sobre los factores que impulsan la prevalencia del cáncer y la muerte entre las mujeres negras.

Los investigadores planean inscribir a 100.000 mujeres negras libres de cáncer, de entre 25 y 55 años, en Washington, D.C. y 20 estados donde reside la mayoría de las mujeres negras estadounidenses. Los sujetos serán entrevistados dos veces al año sobre sus comportamientos, exposiciones ambientales y experiencias de vida, y se les dará seguimiento durante 30 años; Se controlará cualquier tumor que pueda desarrollarse.

Estudios similares realizados en el pasado por la Sociedad Estadounidense del Cáncer han proporcionado lecciones clave sobre las causas del cáncer, como identificar el tabaquismo como una causa de cáncer de pulmón y vincular el consumo de carnes rojas y procesadas con un mayor riesgo de cáncer de colon.

Si bien algunos estudios anteriores han incluido un gran número de mujeres negras, la investigación no ha podido “centrarse en factores específicos del cáncer en esa población”, dijo el Dr. Alpa Patel, vicepresidente senior de ciencias demográficas de la empresa y compañía. -investigador principal del estudio VOICES, junto con la Dra. Lauren McCullough.

«En los estudios de población general, tendemos a hacer preguntas que serán aplicables a la mayoría de la población», dijo. “Por lo tanto, profundiza en las experiencias vividas de discriminación, prejuicios, problemas sistémicos, influencias ambientales y aspectos culturales de los comportamientos de salud, y cómo las narrativas que los rodean se moldean en diferentes poblaciones: ese tipo de aspectos únicos para comprender lo que contribuye al cáncer en una población sobre la que no se preguntó.»

Las mujeres serán entrevistadas sobre el uso de productos de cuidado personal, por ejemplo, incluidos los alisadores químicos para el cabello, que han sido implicados en algunos tipos de cáncer. Los investigadores monitorearán los factores estresantes relacionados con el entorno físico y factores como la transitabilidad del vecindario, la delincuencia, la contaminación del aire, el acceso a alimentos saludables y la proximidad a licorerías y establecimientos que venden cigarrillos.

Las mujeres negras tienen las tasas de mortalidad más altas y las tasas de supervivencia más bajas para muchos cánceres que cualquier grupo racial o étnico. Por ejemplo, los hombres y mujeres negros tienen tasas más altas de cáncer colorrectal que los estadounidenses blancos.

Las mujeres negras mueren de cáncer de útero a una tasa dos veces mayor que las mujeres blancas, tienen el doble de probabilidades de que les diagnostiquen cáncer de estómago y más del doble de probabilidades de morir a causa de él. También tienen un 40% más de probabilidades de morir de cáncer de mama.

Las tasas de mortalidad persistentemente altas entre las pacientes negras con cáncer de mama fueron una de las razones citadas recientemente por el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU. para reducir la edad para comenzar las mamografías de 50 a 40 años.

Las disparidades raciales en la supervivencia del cáncer de mama son relativamente nuevas. Hasta la década de 1970, no había disparidad racial en los resultados del cáncer de mama entre mujeres blancas y negras, dijo la Dra. Patel.

«Ahora sabemos que hay cánceres más agresivos, especialmente a edades más jóvenes, en mujeres negras en comparación con mujeres blancas, y no entendemos completamente por qué», dijo.

El reclutamiento para el estudio comenzó a fines del año pasado con un lanzamiento piloto en Atlanta y Hampton Roads, Virginia, y la inscripción se expandió a otros estados y a Washington en mayo.

Los participantes elegibles deben identificarse como negros, ser asignados como mujeres al nacer o identificarse como mujeres, no tener antecedentes de cáncer (aparte de los cánceres de piel basales o escamosos comunes) y tener entre 25 y 55 años.

En el estudio no son necesarios medicamentos, pruebas clínicas, tratamientos ni cambios en el estilo de vida.

Breana Berry, de 30 años, que trabaja en salud pública cerca de Atlanta, se inscribió tan pronto como pudo, al igual que su madre, Jacquelyn Berry, de 53 años, que cuida a una amiga con cáncer de mama y ha perdido a su marido a causa de un cáncer de páncreas hace tres años. atrás. hace, cuando tenía 53 años.

“Mi esposo se ha estado quejando de problemas estomacales durante dos años, y lo han diagnosticado erróneamente, una y otra vez”, dijo. Murió poco después de recibir el diagnóstico correcto, que era cáncer de páncreas en estadio avanzado.

«Me interesan los porqués», dijo. “¿Por qué existen disparidades tan enormes? Este no es un estudio de la noche a la mañana, hay que seguir a las personas durante mucho tiempo. Es un compromiso enorme, pero estoy preparado para ello. Sé que nuestras voces marcarán la diferencia para mis bisnietos».

Deja una respuesta