miércoles, junio 19

Recetas fáciles, económicas y tradicionales. ¿Cómo hacer un recetario familiar?

Hay recetas fáciles y económicas en casa. y también los de tradición que resaltan las habilidades familiares de abuelas, abuelos, padre, madre, tíos y distintos miembros del círculo familiar.

Daniela Rojas, costarricense, está casada con Juan Pablo González, guatemalteco. Su vida como pareja dio un giro hace unos años cuando migraron a Canadá y es allí donde viven actualmente.

Este movimiento hizo que no tuvieran la oportunidad de probar más de los platos y sabores más representativos de ambas familias. Fue un choque cultural y Rojas recuerda que no quería que sus hijos perdieran la oportunidad de comer sano y descubrir las delicias de Costa Rica y Guatemala, por lo que comenzó a hacer una lista de comidas y preparaciones para regalarle a la niñera, mientras la pareja trabajó. . Había 20 recetas para hacer lentejas, garbanzos, preparar patatas y más.

“Cuando vivíamos en Centroamérica el 1 de noviembre intentábamos ir a casa de mi suegra a comer fiambres, o en otras fechas ir a casa de mi abuela a probar algunos de sus platos, aquí aunque quisiera preparar «Buscarlos y buscarlos en Internet, no podría. Sería lo mismo que tener esos sabores únicos de sus manos», dice Rojas.

Nace una idea para un recetario familiar

Una amiga le dijo que esta acción de escribir las recetas fue un gran regalo para sus hijos, Aunque lo hacía como un proyecto de corto plazo, esas palabras la llevaron a reflexionar sobre cuánto podía hacer con ese proyecto.

“Me obsesioné con la idea del recetario, estaba estudiando en Canadá y en medio de los exámenes y el apoyo de mi esposo empezamos a llamar para pedirles sus recetas a nuestras abuelas, mamás y tías”, recuerda. Para la madre de la familia González Rojas se volvió importante conectarse con toda la familia y el recetario actualmente cuenta con más de 250 recetas y sueña con algún día compartirlo de una manera más formal.

Daniela Rojas y su familia mientras preparan tamales costarricenses. (Foto Prensa Libre: cortesía de la familia González Rojas)

Por ahora es un documento que he compartido entre la familia en pdf que contiene no solo los ingredientes y procedimientos, sino que también indica a quién pertenece esa receta y así nombres como Enchiladas de la abuela Mamita, Enchiladas de la abuela Leonorasí como anécdotas, por ejemplo, de que para hacer tamales en Costa Rica nos juntamos como familia y fue mi abuelo (quien falleció hace un año), quien los cerró y dio el toque final», cuenta Rojas.

El documento se ha modificado al intentar realizar cada una de las recetas. “El recetario refleja nuestra interculturalidad y también nos ha dado la oportunidad de preservar los sabores de personas que ya han fallecido en estos años, sus sabores siguen aquí y van más allá del simple recuerdo de llenar un plato porque eran recetas. preparado con amor”, añade el entrevistado.

Esto ha permitido a la familia preparar estos platos como retos, incluyendo dulces, platos salados, bebidas y postres. El recetario también incluye nuevas recetas que se han aprendido en grupo familiar y otras que han compartido amigos cercanos.

Portada del recetario de la familia González Rojas, que cuenta con más de 250 recetas de Guatemala y Costa Rica. (Foto Prensa Libre: cortesía González Rojas)

¿Cómo se hace un libro de recetas?

La chef y arqueóloga Regina Moraga explica que para muchas familias las recetas o libros de cocina son un tesoro, un lugar donde se encuentran las tradiciones y la identidad de una familia, comunidad o nación.

Un libro de cocina es una colección de recetas que ofrece instrucciones detalladas sobre cómo preparar diferentes platos de comida. El concepto de recetario puede variar dependiendo del contexto cultural, histórico y gastronómico, pero en general, un recetario de forma estricta incluye desde una introducción y propósito, hasta la lista de ingredientes y procedimiento.

Un índice o índice organiza las recetas para que los lectores puedan encontrar fácilmente los platos que desean preparar. Las recetas se pueden agrupar por tipo de plato (entrantes, sopas, platos principales, postres), por ingrediente principal o por ocasión (fiestas, comidas diarias, entre otras).

Además se debe escribir lo anterior: lista de ingredientes, instrucciones paso a paso, tipo y tiempo de preparación y cocción, conversiones y medidas, sugerencias de presentación.

Los recetarios pueden variar en tipos de recetarios como: tradicional, temático, histórico o de autor entre otros.

Los recetarios más antiguos del mundo son documentos históricos fascinantes que revelan mucho sobre las culturas y civilizaciones que los crearon, a su vez podemos rastrear la antigüedad de los ingredientes y sus orígenes.

“En el caso de Guatemala, hemos incorporado, adoptado y otros nacionalizado muchos de los ingredientes al uso cotidiano, pasando a formar parte de nuestra gastronomía tradicional actual, tanto es así que muchos forman parte de preparaciones que son Patrimonio Inmaterial de la Nación”, dice Moraga. .

«Es importante resaltar que algunas personas piensan que una receta debe trascender y compartir sus conocimientos. Mientras que otras familias prefieren llevarse sus secretos culinarios a la tumba. Desde el punto de vista antropológico hoy, la gastronomía o la recopilación de esta En Guatemala es el resultado de un sincretismo cultural y religioso, en el que las raíces ancestrales de los pueblos originarios se fusionan con los ingredientes, métodos y técnicas adoptadas o traidas por los españoles del otro lado del mundo para convertirnos en guatemaltecos desde que les hemos dado una nueva identidad», explica Moraga.

Para Moraga, la herencia en su familia se ha caracterizado por la cercanía a ella y “mujeres que eran grandes cocineras como mi abuela materna, mi madre y mis tías maternas que eran con las que más convivía. Sin embargo, recuerdo que algunas de mis Los primos papá, que se dedicaban a vender comida en un puesto de la Terminal, cocinaban riquísimo y con ellos aprendí a degustar los súchiles frescos, la flor de izote, las pacayas y las conchas, y comidas exóticas como los zompopos y los pescaditos. tostadas y camarones», recuerda.

La chef también comparte que con su suegra aprendió muchas recetas que se elaboran en San Cristóbal Verapaz, como el Sak Ik, y algunos embutidos, como el queso de cabeza de carro, que en términos elegantes diremos que es una terrina, «Aún estoy pensando en hacer mi propia versión de un libro pero me gustaría hacerlo más allá de un recetario tradicional», añade.

Historia de los recetarios

Los recetarios impresos se registran en Italia hacia el siglo XIII con la invención de la imprenta en Alemania, sin embargo, existen códices o manuscritos manuscritos, que datan de siglos anteriores, registrados para la antigua Roma, aunque es necesario hacer aclaraciones, ya que realmente son listas o inventarios de suministros para instituciones como palacios y conventos, añade Moraga.

Uno de los recetarios más antiguos procede de Mesopotamia, concretamente de la antigua ciudad de Babilonia. Estas recetas fueron escritas en tablillas de arcilla en escritura cuneiforme alrededor del siglo XVIII a. C., conocidas como la «Tabla de Yale».

Otro ejemplo, el «De re coquinaria» es uno de los recetarios más antiguos y famosos de la antigüedad romana, del siglo I d.C.

El académico menciona que en Mesoamérica la forma en que cambia el trasfondo, la transmisión de conocimientos culinarios era principalmente oral ya que la escritura en esta región estaba designada principalmente para la clase elitista, hasta la llegada de los europeos se enseñaban los caracteres castellanos a través de la evangelización y quienes Pudieron transcribir los códices posclásicos del centro de México, que proporcionaron información sobre la dieta y los métodos de preparación de alimentos de las culturas prehispánicas y su evolución.

Sin embargo, tras la llegada de los españoles, algunos cronistas y misioneros comenzaron a documentar las prácticas culinarias de los pueblos originarios. Los registros permanecieron como se mencionó anteriormente tanto en los códices prehispánicos como en los poshispánicos.

Entre ellos están los Códice florentinotambién conocido como Historia General de las Cosas de la Nueva Españaque fue compilado por el fraile franciscano Bernardino de Sahagún en el siglo XVI, o el Memoriales de Fray Toribio de Benavente (Motolinía) (siglo XVI) donde describe diversos aspectos de la vida indígena, entre ellos sus hábitos alimentarios. «Aunque no son libros de recetas per se, Son relatos que describen los preparativos y las ocasiones para las que se realizaban de manera ceremonial o cotidiana”, afirma Moraga.

Además de estos, existen textos indígenas y aunque no tienen recetas, sí hablan de ingredientes y preparaciones rituales, entre ellos se encuentran el P.opol Vuh, Chilam Balam, Título de los Señores de Totonicapán, Memorial de Sololá cualquiera Anales de los Cakchiqueles, entre otros y existen más de 62 manuscritos en diferentes idiomas que, además de describir territorios y las personas que los habitaron, describen ceremonias y preparaciones en las que regularmente hay tamales o mensajes o caldos similares, con platos calientes y/o bebidas fermentadas. Las investigaciones etnográficas realizadas en los siglos XX y XXI han documentado las prácticas culinarias de diversas comunidades indígenas de Guatemala para preservar recetas y técnicas ancestrales.

Moraga insiste en que en Guatemala, como en el México antiguo, los mayas tenían una escritura restringida a la clase elitista y la transmisión de preparaciones, ingredientes y prácticas culinarias tradicionales era en gran medida oral, especialmente en las comunidades indígenas. . Sin embargo, dentro de la Epigrafía, así como de la Iconografía y la etnohistoria, destacan glifos y preparaciones como el Wa’aj, bebidas de cacao en diferentes combinaciones de ingredientes, calabazas, frijoles, chiles, miel, frutas, pero especialmente cacao y maíz.

Deja una respuesta